| 19 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Oriol Junqueras
Oriol Junqueras

La Diada traiciona a Junqueras

Cada día tiene su afán, y nuestro director enfoca su cámara sobre las noticias y personas que han llamado su atención. Para bien o para mal.

| Antonio Martín Beaumont España

 

La imagen de Oriol Junqueras abucheado y silbado, entre gritos de "¡Traidor!", en el Fossar de les Moreres y en la marcha de las antorchas por Barcelona fue para mí la fotografía de una Diada que siempre ha dividido y ahora rompe incluso al independentismo.

Las calles en Cataluña muestran una creciente disconformidad con los separatistas. El secesionismo ha ido alejándose de los verdaderos problemas de la gente y los ciudadanos muestran de forma cada vez más ruidosa el descontento con sus líderes. Se ha podido ver este 11 de septiembre.

Los Oriol Junqueras, Pere Aragonés,  Gabriel Rufián y compañía han mentido, alardeando de una independencia inmediata que bien sabían no iba a ser. La decepción de sus seguidores les lleva ahora a gritarles “¡Botifler!”. Lógico.

La novedad de esta Diada es que las fotos quemadas son las de los dirigentes independentistas que protagonizaron un procés de ruptura que se ha quedado en agua de borrajas. Se prometió la luna a los más fanáticos y, ahora, se les da “mesa de diálogo”. Con razón se dirá que para este viaje no eran necesarias tantas alforjas. 

 

Además, la lucha fratricida entre los separatistas los aleja más todavía de los ciudadanos corrientes, que desean ver resueltas sus inquietudes reales y observan perplejos que, por el contrario, sus mandatarios siguen instalados en una permanente patada hacia adelante que siempre termina en quién chilla más alto “la culpa es de Madrid”.  

Todo lo cual no indica que Cataluña camine hacia la normalidad. Por más que gustase esa idea. Para irla normalizando sería muy conveniente que desde La Moncloa se hiciese un análisis coherente de la evolución de los catalanes. Porque no es de recibo que sea precisamente Pedro Sánchez quien dé alas a un rupturismo agrietado y desprestigiado entre sus propios fieles.

La novedad es que las fotos quemadas son las de los independentistas que protagonizaron un procés de ruptura que se ha quedado en agua de borrajas

Son algunos ministros y el propio presidente del Gobierno los que actúan como colaboracionistas de la separación, más por el interés cortoplacista de obtener apoyos parlamentarios para mantenerse en el poder, que por servir al interés de Cataluña como parte leal de España.

Basta ver el sainete del aeropuerto del Prat para sacar conclusiones sobre la ineficacia en torno a la cual dan vueltas, como la pescadilla que se muerde la cola, la Generalitat y el Gobierno español. La estupidez no puede tener premio.