| 14 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Esta cara se le quedó a Raúl Romeva durante la entrevista.
Esta cara se le quedó a Raúl Romeva durante la entrevista.

Romeva toca fondo tras ser vapuleado por una periodista de Bloomberg por mentir

El consejero de Exteriores catalán ha hecho el mayor de los ridículos en su intento de controlar los daños del Catalexit en la prensa extranjera, que está mejor informada de lo que cree.

| Miguel Blasco España

Abertis y Colonial han sido las últimas en sumarse, este mismo lunes, a la lista de compañías que han decidido ya trasladar su sede social fuera de Cataluña a la espera de que Carles Puigdemont proceda este martes a hacer una declaración unilateral de independencia. O no, quién sabe.

Siguen los pasos de CaixaBank, Banco Sabadell, Gas Natural, Agbar, Freixenet... Y la riada no tiene pinta de detenerse. La situación es tal que puede que Grifols sea la única de las siete empresas catalanas del Ibex 35 que se quede en su tierra. 

Pero, a pesar de la evidente fuga de dinero, el independentismo sigue instalado en su campaña de propaganda y de realidad paralela. Aunque casi nadie compra ya su mercancía, ni siquiera fuera de España.

Que se lo pregunten al consejero de Asuntos Exteriores de la Generalitat, Raúl Romeva, que ha hecho el mayor de los ridículos en su intento de controlar los daños del Catalexit en la prensa extranjera.

La culpa la ha tenido la corresponsal de la cadena Bloomberg en España, Maria Tadeo, que en una entrevista ha dejado por los suelos a Romeva, aunque no es la primera vez que éste se las tiene tiesas con un periodista extranjero.

La periodista le preguntó que si el hecho de que 15 compañías (antes de saberse lo de Abertis y Colonial), entre ellas CaixaBank, hayan dejado Cataluña en los últimos días no le hace pensar que el poder económico está preocupado por la declaración unilateral de independencia.

El consejero catalán contestó que "la realidad" es que los sectores productivos no están abandonando Cataluña. Y dijo más, tratando de quitar hierro a la desbandada: "Hay algunos anuncios, anuncios, de algunos bancos...".

En ese momento la entrevistadora, sorprendida por lo que estaba oyendo, cortó en seco a Romeva y le replicó que no son sólo anuncios, sino que todas esas empresas han cambiado su sede social. "No son anuncios, está pasando. No son anuncios, va a pasar".

La corresponsal de Bloomberg en España, Maria Tadeo.

 

En ese momento Romeva fusiló a la periodista con la mirada y trató de recomponerse como pudo: "Pero estamos hablando de sedes, y las sedes no son el mercado. ¿Usted cree que renunciarán al negocio?".

Tadeo volvió a insistir en si la Generalitat "no encuentra motivo de preocupación" en que 15 firmas hayan dejado Cataluña desde el referéndum ilegal, y entonces Romeva sacó el comodín de la represión y empezó a decir que lo que causa incertidumbre no es dejar a la gente votar sino "la represión del Estado intentando impedir por la fuerza" a los catalanes votar.  

Pero para entonces ya estaba más que desenmascarado. Y con ésta suma dos en cuestión de días, porque aún se duele de la paliza dialéctica que a finales de septiembre le dieron tres periodistas franceses en TV5 Monde.