| 07 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Los secretarios generales de CCOO y UGT en el palco del Congreso el día de la votación de la reforma laboral, algo prohibido
Los secretarios generales de CCOO y UGT en el palco del Congreso el día de la votación de la reforma laboral, algo prohibido

Batet cometió otra irregularidad al permitir a CCOO y UGT colarse en el Congreso

El diputado Pablo Cambronero recuerda que está prohibido el público por el Covid, pero la socialista se lo saltó y concedió a los sindicatos trato especial en el pleno de la reforma laboral

| E. M. España

El polémico voto erróneo del diputado del PP, Alberto Casero, en el pleno de aprobación de la reforma laboral no fue la única irregularidad que se vivió ese día en el Congreso. Quizá por todo el revuelo montado hay detalles que pasaron desapercibidos, como la presencia en el hemiciclo, como público, del secretario general de CCOO, Unai Sordo, y del de UGT, José María Álvarez.

Según la propia normativa anti COVID que rige actualmente en el Congreso, “por las circunstancias sanitarias actuales no está permitida la asistencia de público a las sesiones plenarias”, norma refrendada por la propia presidenta, Meritxell Batet.

Sin embargo, parece que Batet hizo la vista gorda con los máximos representantes de los dos sindicatos españoles que han sido aliados fundamentales del Gobierno de Pedro Sánchez para llevar adelante la nueva reforma laboral.

 

Ante esta irregularidad de Batet, el diputado no adscrito -anteriormente en Ciudadanos-, Pablo Cambronero, ha dirigido una pregunta a la Mesa del Congreso para que aclare si este órgano autorizó la presencia de los líderes de CCOO y UGT, y en caso afirmativo, si la norma antiCovid que impide público en el palco del Congreso ha cambiado, así como cuál es el motivo para dar un trato especial a los líderes sindicales. 

Las reacciones a la denuncia de Cambronero no se han hecho esperar, desde su ex compañero en Ciudadanos, Marcos de Quinto, que indica que “es que la izquierda siempre ha estado por encima de la ley” a otra persona que señala que “la mayoría de los españoles desconocen esta normativa -que impide público en el Congreso-, por eso hacen lo que quieren. Los periodistas acreditados en las Cortes deben denunciarlo en sus medios”.

Otros en cambio se toman la presencia de CCOO y UGT en el hemiciclo con más humor: “fueron porque había buffet de marisco”.