| 26 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Bolaños, este lunes en su estreno en Ferraz.
Bolaños, este lunes en su estreno en Ferraz.

El encargo de Sánchez a "SuperBolaños" y Lastra: un plan integral antiYolanda

El presidente quiere achicar el espacio electoral de su vicepresidenta segunda "a golpe de socialdemocracia" . Y sus dos extensiones en Moncloa y Ferraz tienen un mandato concreto.

| Javier Ruiz de Vergara España

"Un PSOE fuerte es un partido imprescindible para la suerte de España. La socialdemocracia que dieron por muerta algunos goza de una salud de hierro". Esta frase que Pedro Sánchez incluyó este domingo como única referencia a Podemos en su discurso de clausura del 40 Congreso Federal, "esconde" -según un destacado colaborador del líder socialista en conversación con ESdiario- la verdadera hoja de ruta de la cúpula socialista para el próximo año, clave en la estrategia electoral de Ferraz de cara a municipales y autonómicas de 2022, primero; y de las generales de 2023, como objetivo prioritario. Con las andaluzaz de aperitivo y termómetro.

"Pedro ha dado tantos vaivenes al PSOE que ahora tenemos adversarios por la derecha y el centro, pero los más importantes por nuestra propia izquierda", precisa este dirigente para esbozar los planes de Sánchez en las dos patas de su plan: el partido y el Gobierno. Y su reencuentro tardío con la socialdemocracia.

A nadie con mando en plaza y cercanía al núcleo duro del presidente se le oculta que el proyecto de Frente Amplio que dibuja desde ya Yolanda Díaz con la colaboración de Mónica Oltra (Comunidad Valenciana), Ada Colau (Cataluña) y quien sabe si Mónica García (Comunidad de Madrid) preocupa cada día más a Sánchez.

De hecho, según ha explicado el nuevo portavoz de Ferraz, Felipe Sicilia, en la primera reunión de la nueva Ejecutiva Sánchez ha encomendado a su equipo la tarea de consolidar el partido y volcarse en los territorios para trasladar la gestión del Ejecutivo y preparar bien el terrero para el próximo ciclo electoral.

Ya en esta línea, este mismo domingo y ante los suyos el líder del PSOE quiso dejar claro que el abanderado de las medidas más radicales a adoptar próximamente es él y no Podemos ni la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo. Por eso se forzó la enmienda de la abolición de la prostitución -que levanta polémica interna en el partido- y anunció su intención de derogar la reforma laboral, algo que Nadia Calviño rechaza de plano en línea directa con Bruselas.

Cara a la galería de sus socios, Sánchez se ha mostrado partidario este lunes de que se produzca un "proceso de unión" a la izquierda del PSOE y ha argumentado que el sistema electoral "penaliza la división".  Sobre Díaz, el presidente ha manifestado que es una "muy buena ministra" de su Gobierno y que es respetuoso de lo que hagan otras fuerzas políticas, en este caso Unidas Podemos.

Precisamente para robarle la agenda a Yolanda Díaz y para activar el contraataque contra ella ha situado Sánchez al que ya conocen en el partido como SuperBolaños. Al frente de la Secretaría para la Reforma Constitucional y Nuevos Derechos, el vicepresidente de facto del Gobierno tiene el encargo de ordenar y presentar un plan "modernizador" -estado federal, reforma constitucional y relaciones con la Corona (Sánchez ha defendido que Felipe VI pierda su inviolabilidad en la Carta Magna)- con el que achicar el espacio político en el que Díaz busca pescar.

 

 

Sánchez, este lunes, en la primera reunión de su nueva Ejecutiva Federal tras el 40 Congreso.

 

Lastra y su fiel Santos Cerdán tiene un encargo paralelo. Reactivar el PSOE en aquellas comunidades y provincias en las que el proyecto de Yolanda Díaz puede hacer más daño a los socialistas.

Que son la Comunidad Valenciana, con un Compromís con notable implantación y sus grupúsculos como Esquerda Unida. También Madrid, donde el PSM sigue descabezado y a la deriva mientras Mónica García rentabiliza la oposición a Isabel Díaz Ayuso. Y al PSC en Cataluña, una comunidad en la que la ultraizquierda siempre ha sido capaz de reiventarse para robar votos a la siniestra del socialismo. Para ello, según las fuentes consultadas por este diario, el nuevo núcleo duro de Ferraz tiene el mandato de recuperar el voto joven que ha huido de la marca socialista.

Bolaños, como enlace entre Moncloa y Ferraz; y Lastra y Cerdán tienen el encargo programático y orgánico para que la "socialdemocracia" a la que ahora Sánchez profesa adhesión inquebrantable arrolle a Podemos para darle la puntilla. Solo así, han concluído en el 40 Congreso Federal, el PSOE podrá dar la  vuelta a las encuestas y frenar la imparable escalada en todos los sondeos del PP de Pablo Casado.