| 05 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Sánchez se ha dejado fotografiar este viernes en su sexto viaje a La Palma.
Sánchez se ha dejado fotografiar este viernes en su sexto viaje a La Palma.

Sánchez se esconde de Casado y regresa forzado a un debate cinco meses después

El presidente reaparece en el Parlamento, ausente desde junio, tras ningunear al líder de la oposición en el pleno de los PGE y seguir vetando el Debate de la Nación.

| Javier Ruiz de Vergara España

Pedro Sánchez se muestra alérgico a mantener una debate extenso y en profundidad con Pablo Casado. Rehúye el cuerpo a cuerpo. Y la purga de Iván Redondo y su relevo en la estrategia monclovita por Óscar López no ha cambiado los planes del presidente: mucha imagen internacional, mucha operación marketing y el mínimo desgaste interno en la confrontación con la oposición.

Ni siquiera el presidente cedió a la obligación de la cortesía parlamentaria de asistir desde su escaño a la réplica del líder de la oposición a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en el debate sobre las enmiendas a la totalidad de los Presupuestos Generales.


Tampoco es que se prodigue el inquilino de La Moncloa en llamar a Pablo Casado a mantener una entrevista en la sede de la Presidencia. No lo hace desde el 2 de septiembre de 2020.

También sigue vetando el líder del PSOE la celebración del Debate sobre el Estado de la Nación que nunca se ha convocado desde que gobierna,  pese a la exigencia no solo del PP sino también de Vox y Cs. Llama la atención, porque justo estos días se están celebrando en todas las comunidades autónomas los respectivos debates sobre el estado de las regiones.

Así que a Pablo Casado, Santiago Abascal e Inés Arrimadas no les queda más remedio que medirse a Sánchez cada miércoles en apenas 3 minutos y en los más que encorsetados cara a cara de la sesión de control al Gobierno. Eso repartiendo los turnos con Gabriel Rufián o Aitor Esteban o Miriam Nogueras.

 

Sánchez, en una de las pocas entrevistas que ha "concedido" al líder de la oposición.

 


En este escenario regresa Sánchez al Congreso este próximo miércoles, para participar en un debate monográfico que permitirá a la oposición confrontar con el presidente sobre los propios PGE, las contradicciones del Gobierno con la reforma laboral, la financiación autonómica o los clamorosos fallos de Interior en el crimen de Lardero, entre otros asuntos de actualidad

Baste otro dato sobre la resistencia de Sánchez a someterse al escrutinio de la Cámara. No acude desde junio a un debate de este tipo en Palacio de la Carrera de San Jerónimo.

Obligado por el protocolo parlamentario

Así que, obligado por el protocolo parlamentario, Sánchez comparecerá el  miércoles  para dar cuenta de las últimas reuniones de los líderes europeos. Y será su primera intervención tras la reciente crisis interna que ha vivido el Gobierno por la reforma laboral entre las vicepresidentas Nadia Calviño y Yolanda Díaz.

En concreto, el motivo de su comparecencia es el de informar de la Cumbre UE-Balcanes Occidentales celebrada el 6 de octubre y del Consejo Europeo de los días 21 y 22, según el orden del Pleno. No obstante, como es habitual en este tipo de comparecencias, es previsible que Sánchez aproveche para hacer balance de la gestión de su gobierno de los últimos meses, y exponer sus planes para el futuro.

De hecho, el jefe del Ejecutivo no protagoniza una comparecencia extensa en las Cortes desde la que ofreció el pasado 30 de junio, días después de conceder los indultos a los independentistas catalanes.

Y desde entonces, Sánchez ha acometido una crisis de su Gobierno -con la salida de pesos pesados como la exvicepresidenta primera Carmen Calvo o el exministro de Transportes, José Luis Ábalos-; ha renovado su liderazgo al frente del PSOE en el 40º Congreso de su partido; y ha ratificado pactos con ERC y PNV para sacar adelante los Presupuestos.