08 de Mayo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El investigador del CSIC Vicente Larraga

La ciencia española pone fecha al fin de la pandemia: quedan 3 años de virus

Una referencia del CSIC explica las previsiones reales para frenar al COVID y hace un llamamiento para que España disponga de su propia vacuna en pocos meses.

| Yolanda Lorenzo España

 

Tras casi un año de restricciones, medidas sanitarias e higiénicas, mascarillas y confinamientos, todo el mundo busca ansioso el fin de la pandemia. La vacuna parece que es la única arma eficaz que ha encontrado la ciencia para combatirla y por ello, un experto del Centro de Investigaciones Biológicas Margarita Salas en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CIB-CSIC) ya se ha lanzado a poner fecha a la vuelta a la normalidad. 

Su nombre es Vicente Larraga y prevé que la pandemia de COVID-19 se extienda "al menos durante dos o tres años", aunque es más optimista respecto al fin de las restricciones y cree que la normalidad volverá a España en "otoño".

 "Lo lógico es que la pandemia disminuya mucho a partir de este verano y que en España esté prácticamente terminada a finales de 2021. Eso sería lo normal. Yo diría que podremos volver a nuestra vida normal el próximo otoño. Estamos teniendo algunos problemas con la vacunación, deberíamos ir más deprisa, pero para otoño debería haber un número elevado de personas protegidas y entonces el virus a la fuerza irá decayendo.

Además, aunque surjan nuevas cepas, la enfermedad tiende a atenuarse. Ha sucedido en todas las epidemias a lo largo de la historia, ¿por qué va a ser distinto ahora?", comenta en una entrevista con el CSIC.

Sin embargo, investigador recuerda que la vacuna tiene que llegar "al mayor número de personas y sobre todo a las más desfavorecidas". "A menudo se olvida que mientras estas personas no estén protegidas, nosotros tampoco lo estaremos. Por ahora estamos solucionando la pandemia en el mundo occidental, pero la enfermedad va a continuar al menos durante 2 o 3 años, eso lo sabemos", ha resaltado.

Los científicos consideran necesario que España desarrolle su propia vacuna: podrían lograrlo a final de año

Por ello, ha insistido en la necesidad de "seguir fabricando vacunas" y que España tenga su propia capacidad para hacerlas. "Esto va para largo y no podemos depender del exterior porque los intereses de otros no coinciden con los nuestros. Desde la capacidad de fabricar mascarillas hasta las vacunas, hay que reindustrializar España".

Ya trabaja en su propia vacuna contra el virus

Además, Larraga ya está desarrollando una vacuna contra el SARS-CoV-2 y  cree que podría estar disponible a finales de año si todo sale según lo previsto. "Teóricamente, estamos terminando la fase preclínica de ensayos con animales. Digo teóricamente porque cuando trabajas en una vacuna nunca sabes cómo va a ser el paso siguiente. Esto es una carrera de resistencia. Seguiremos con estos estudios alrededor de un mes más".

 

Así, cuando tengan todos los datos recabados, que espera que sea a principios de primavera, acudirán a la Agencia Europea del Medicamento para solicitar autorización para hacer pruebas en humanos y, "si todo fuera bien, a finales de año tendríamos la vacuna terminada", explica en un tono esperanzador.

También parece positiva la evolución de la llamada tercera ola, con una caída de la tasa de incidencia por debajo de los 300 casos por cada 100.000 habitantes, una cifra inédita desde diciembre del año pasado que, combinada con la posible mejora de la vacunación, ofrece a futuro un paisaje más alentador.

 

 

El balance total de la pandemia hasta este sábado es, en todo caso, tremendo. La cifra de contagios en España se eleva ya a 3.133.122 desde el inicio de la pandemia, según las estadísticas oficiales. La incidencia acumulada en los últimos 14 días por 100.000 habitantes se sitúa en 294, frente a 320 ayer. En las pasadas dos semanas se ha registrado un total de 138.597 positivos.

Más altas que ingresos

En el informe de este viernes se han añadido 397 nuevos fallecimientos, en comparación con 388 ayer y 530 el viernes pasado. Hasta 67.101 personas con prueba diagnóstica positiva han fallecido desde que el virus llegó a España, de acuerdo con los datos recogidos por el Ministerio, aunque la cifra real supera los 90.000 muertos. En la última semana han fallecido 1.103 personas con diagnóstico de COVID-19 positivo confirmado en España.

Actualmente, hay 16.314 pacientes ingresados por COVID-19 en toda España (17.259 ayer) y 3.739 en UCI (3.822 ayer). En las últimas 24 horas, se han producido 1.240 ingresos (1.344 ayer) y 2.065 altas (2.273 ayer). La tasa de ocupación de camas ocupadas por coronavirus se sitúa en el 12,83 por ciento (13,53% ayer) y en las UCI en el 34,77 por ciento (35,39% ayer).