| 03 de Julio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Mónica García
Mónica García

Mónica García se quita la careta y reconoce que su “disparo” fue deliberado

La líder de la oposición en la Asamblea de Madrid ha dejado ver en su nuevo libro que cuando hizo el gesto de disparo a la bancada popular, no fue fruto de su "artrosis"

| M.C España

La actual portavoz de Más Madrid en la Asamblea, Mónica García, perpetró en octubre del año 2020 uno de los gestos más polémicos de los últimos años en el parlamento regional: hacer el gesto de una pistola y señalar a la bancada del Partido Popular en medio de un pleno. Algo que ella misma llegó a decir que no era cierto y que se debía a su “artrosis”. 

Sin embargo, ahora sabemos que esto no es verdad: la líder de la oposición (que por entonces solo era la portavoz de Sanidad de Más Madrid) ha reconocido en su libro “Política sin anestesia”, que el gesto no se debió a su “artrosis”, ya que no menciona esta enfermedad en ningún párrafo. 

La desde entonces conocida como “pistolera”, señala en su libro que “en este caso, la identificación con una ‘pistolera’ fue una construcción orquestada por el PP a partir de un gesto de sorna que hice en la Asamblea, que obviamente no tenía nada que ver con disparar”, aunque el gesto se parece mucho. 

“Intentaron atribuirme la imagen de alguien capaz de disparar, e incluso alguno pretendió relacionarme con ETA de manera torticera, banalizando una de las etapas más dramáticas de nuestro país”, se ha quejado la portavoz de la izquierda radical en Madrid. “Todo era mentira”, ha terminado reconociendo, dejando ver que el gesto que hizo fue deliberado y que, según ella, fue mal entendido. Aunque muchos lo reconocieron perfectamente.

“Algunos medios afines también hicieron su magia y llegaron a titular ‘Diputada de Más Madrid dispara en la Asamblea…’ ¿Pero qué locura es esta? Fue mi bautizo en el ignominioso arte de la manipulación política, y entonces fui consciente de que empezaba a ser alguien que les molestaba y que irían a por mí”, llega a victimizarse la portavoz de Más Madrid, llegando a decir que ahora ya modera sus gestos para evitar que se malinterpreten.