| 26 de Enero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Bolaños junto a Tezanos en la presentación del libro de este último sobre Pedro Sánchez en junio pasado
Bolaños junto a Tezanos en la presentación del libro de este último sobre Pedro Sánchez en junio pasado

Los datos de voto que maneja el PP: Tezanos queda en evidencia

Los 'populares' han hecho una "reestimación" de la intención de voto fundamentada en los datos del propio CIS y el resultado es diametralmente opuesto al que obtiene Tezanos

| Benjamín López España

Los datos de intención de voto que ofrece el último barómetro del CIS sitúan en cabeza al PSOE, con el 30,6 por ciento de los votos, 2 puntos más que el PP, que se queda en el 28,6 por ciento. En la sede del Partido Popular saben de sobra que los datos están directamente manipulados y manejan otros muy diferentes, mucho más parecidos a las últimas encuestas de las empresas demoscópicas privadas. Los populares, no obstante, han hecho un ejercicio que consiste en reelaborar los resultados a partir de los propios datos del CIS. 

 

El resultado es diametralmente opuesto al de Tezanos. Según esa “reestimación”, que es como le llaman en Génova, el PP conseguiría el 32,7 por ciento de los sufragios, algo más de 4 puntos por encima de la estimación de Tezanos. El PSOE, por su parte, caería casi 6 puntos y medio respecto a los datos del CIS y se tendría que conformar con el 24,2 por ciento de los votos. Es decir, Sánchez se queda a 6,5 puntos de distancia de Feijóo.

En la calle Génova no se toman a risa los sondeos de Tezanos porque saben que detrás de esas cifras del barómetro del CIS no hay un error fruto de la incompetencia sino una intencionalidad clara fruto del sectarismo: la de influir en la opinión pública y crear un estado de opinión. 

No obstante, en la calle Génova no se toman a risa los sondeos de Tezanos. No se ríen porque saben que detrás de esas cifras del barómetro del CIS no hay un error fruto de la incompetencia sino una intencionalidad clara fruto del sectarismo. La intención evidente es la de tratar de influir en la opinión pública generando un estado de ánimo de manera artificial. Es sabido que la gente tiende a subirse al caballo ganador o al que percibe como ganador. 

El PSOE utiliza los datos como si fueran reales

La mejor demostración es que en las últimas horas el PSOE y el Gobierno han dado total credibilidad a los datos del CIS y se han agarrado a ellos para hacer sus valoraciones de la situación política. De hecho, la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, ha llegado a decir en una entrevista que el barómetro “confirma la preferencia de los españoles para que les siga presidiendo Pedro Sánchez”. 

En el argot periodístico diríamos eso de que "no dejes que la realidad no te estropee un buen titular", aunque en este caso se trata más bien de intentar manipular la realidad para conseguir el titular deseado. 

Michavila carga de nuevo contra el CIS

Desde luego no es solo el PP el que no da credibilidad alguna al CIS. Los profesionales del sector tampoco o, quizás, menos aún. Narciso Michavila, presidente de Gad3, ha vuelto a cargar también contra Tezanos. No es la primera vez. De hecho, él mismo califica los barómetros como la “Serie Tezanos”, como si de un serial televisivo se tratara. En tono burlón explica que la “ultima temporada comienza como la primera: siendo el único que da por ganador a su partido” y pronostica que “volverá a ser el único que se equivoque”

Además, Michavila despedaza desde el punto de vista técnico la elaboración de la encuesta del CIS. “Lo de cambiar método de estimación, de cuestionario, de orden de las preguntas, la inclusión de preguntas de respuesta incorporada... está ya demasiado visto. Los guionistas se lo tendrían que currar un poco más”, afirma al respecto.

 

Hay que recordar que la última estimación de voto elaborada por Gad3, que data de finales del mes de diciembre pasado, otorgaba al PP una amplia victoria, con el 33,2% del voto y 143 diputados, frente al PSOE que se quedaba en 104 escaños y el 26,0% del voto emitido.