23 de Enero de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
´La ministra de Educación, Isabel Celáa

Los independentistas también elegirán qué estudian los niños en sus escuelas

El estropicio educativo en las Comunidades más independentistas no cesa: a la marginación del español se le añadirá la exclusión de una visión nacional en la enseñanza.

| Javier Rodríguez España

No solo están a punto de garantizarse la exclusión casi total del español en la escuela pública, como adelantaba el martes ESdiario. El próximo curso, el independentismo decidirá como nunca también en la historia qué estudian los niños en Cataluña y el País Vasco.

Hasta el 50% del programa educativo tendrá el sello de los Gobiernos de ambas Autonomías, en la última concesión del Gobierno de PSOE y Podemos a sus aliados nacionalistas si nada lo para. Y no parece que lo haya, salvo el TC, que no suele darse prisa.

El PP ha confirmado a este periódico que interpondrá un recurso en el Tribunal Constitucional para tratar de impedir la puesta en marcha de la LOMLOE en sus apartados más polémicos: la exclusión del español casi por completo en la escuela catalana y la persecución de la concertada, remate también de la marginación de la Religión o de la cesión del currículo escolar al nacionalismo.

El atajo utilizado es una enmienda a la llamada "Ley Celaá", ahora mismo en trámite y con visos de dar su último impulso este mismo jueves en el Congreso, que eleva hasta la mitad el margen autonómico para imponer lo que se estudia en colegios e institutos públicos en las regiones y margina a la vez el español como lengua vehicular.

 

Esa enmienda, impulsada al unísono por PSOE, Podemos, ERC y PNV, revela la verdadera intención del "retoque", menos relevante en otras regiones: atender la histórica reivindicación del nacionalismo de intensificar su visión en la enseñanza pública en los territorios donde gobiernan.

Hasta ahora, el porcentaje nunca pasaba del 45% y no afectaba a materias troncales, lo que técnicamente permitía garantizar una "visión nacional" de la enseñanza en toda España, aunque en la práctica ya no se cumplía, por ejemplo, en materia lingüística, con el español cada vez más arrinconado en Cataluña y el País Vasco y menos presente en Valencia o Galicia.

"La nueva ley puede extender el maltrato al español allá donde el nacionalismo sea fuerte, desde Valencia a las Baleares", protestan preocupadas las mismas fuentes, que divisan un panorama educativo muy "oscuro" y recuerdan como la cuestión lingüística ha sido la gran herramienta el separatismo para generar adeptos desde la escuela.

La Ley Celáa lamina de golpe el español, la historia de España, la exigencia educativa y a la concertada

Las mismas fuentes denuncian a este periódico cómo el Gobierno está aprovechando la pandemia, con todos los centros educativos en guardia y la enseñanza telemática como opción probable a corto plazo si sigue disparado el virus; para imponer una educación "ideológica y disgregadora" a la vez.

La hoja de ruta educativa

El cerco a la escuela concertada, que ya organiza una protesta; la imposición de criterios ideológicos  y lingüísticos o el troceamiento del programa lectivo al arbitrio del nacionalismo son los tres problemas que, a juicio de la oposición parlamentaria, definen ese desafío. "Y lo van a sacar adelante, es imparable", lamentan.

La nueva reforma coincide además, para cerrar el círculo, con el decreto de Educación, adelantado por ESdiario, con el que Isabel Celáa consagra entre eufemismos el "aprobado general", permitiendo durante al menos este curso a las Comunidades que permitan pasar de curso con suspensos o suban las notas como estimen oportuno. Una decisión que, según publica El Mundo este miércoles, es tan controvertida como para que la Fiscalía abra incluso una investigación.

Y todo ello en un contexto en el que España, con el 17%, tiene la mayor tasa de abandono escolar de Europa, según Eurostat, superando incluso a países de menor renta como Rumanía o Bulgaria, entre tantos otros. La media europea en este epígrafe es del 10%, siete puntos menos que en nuestro país.

Todo ello coincide, además, con las presiones en las últimas horas del PNV a Sánchez para aprobarle los Presupuestos, con más cesiones económicas, en un escenario demoledor en buena parte de España resumido en un dato: la renta disponible por un vasco en la crisis derivada de la pandemia es hasta un 68% superior a la de los vecinos de las regiones más "pobres" de España.