| 08 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El portavoz de Facua, Rubén Sánchez
El portavoz de Facua, Rubén Sánchez

El desastre de la excepción ibérica es un hecho y ya lo reconoce hasta FACUA

El presidente del Gobierno presume de medida pero hasta la asociación de consumidores más próxima a Podemos coloca a julio como el segundo mes de la historia con la luz más cara.

| Y. L. España

Ni la excepción ibérica de la que presume Sánchez ha conseguido frenar el alza de los precios de la luz. Es una evidencia a la que hasta se ha rendido FACUA, la asociación de consumidores más próxima a la izquierda, que ha colocado a julio como el segundo mes de la historia con la electricidad más cara, solo superado por marzo, cuando estalló la guerra en Ucrania.

Así, el recibo de la luz de un usuario medio con la tarifa regulada, el denominado PVPC, se ha situado en los 142,30 euros en el pasado mes de julio, lo que supone un encarecimiento del 66,7% frente al mismo mes del año pasado, tan solo superado por los 176,73 euros del pasado marzo, según datos de Facua-Consumidores en Acción.

Hasta la fecha, las cinco facturas más elevadas han sido los 176,73 de marzo, los 142,30 euros de este julio, los 140,62 de diciembre de 2021, los 133,85 del pasado junio y los 133,06 de enero de este año. 

Además, esta factura de la luz se ha dado a pesar de la aplicación del tope del gas, que entró en vigor el pasado 15 de junio y que, por tanto, ya en julio ha estado en vigor todo el mes, así como de la bajada del IVA al 5%. 

Sin embargo, desde la asociación prefieren no echar por tierra la medida del Gobierno y aseguran que el modelo de subasta marginalista es "el origen de la especulación y de los desproporcionados precios que pagan los consumidores" y ha pedido al Ejecutivo que plantee a la Comisión Europea "un cambio radical en el sistema, dado que resulta disparatado que los consumidores tengan que pagar las energías más baratas al precio de las más caras".

Asimismo, la organización exige al Gobierno que proteja a las familias por la vía de declararlas a todas, excepto las rentas más altas, consumidores vulnerables, de manera que puedan acogerse coyunturalmente a un bono social especial, que les permitiría pagar tarifas con descuento.