| 21 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Sánchez con Illa, en uno de los mítines de la campaña de las catalanas del 14-F.
Sánchez con Illa, en uno de los mítines de la campaña de las catalanas del 14-F.

El fracaso en diferido de la "Operación Illa" agrava la crisis del sanchismo

La jugada maestra de Iván Redondo ha quedado en un fiasco tras la reedición del acuerdo de gobierno entre ERC y Junts. El exministro se conformará con ver los toros desde la oposición.

| Javier Ruiz de Vergara España

Tres meses después, el llamado efecto Illa, que ha estado a examen desde las elecciones del 14-F, ya tiene su nota final: suspenso. La Operación Illa, presentada en Moncloa como una ambiciosa apuesta estratégica de futuro, ha quedado este lunes en nada. Ha naufragado porque, oficialmente, el PSC y el exministro de Sanidad se convierten en irrelevantes en la política catalana.

Pero, peor aún, el acuerdo alcanzado entre ERC y Junts abre un nuevo frente a Pedro Sánchez en su momento de mayor debilidad. El independentismo vuelve a la Generalitat, amenazado por su brazo civil -ANC y Ómnium- y el apoyo parlamentario de los diputados que lidera en el Congreso Gabriel Rufián queda desde ahora en cuarentena.

Tras el batacazo del 4-M en la Comunidad de Madrid, el desenlace de las urnas del 14-F en Cataluña da la puntilla al líder del PSOE y a su estratega en jefe, Iván Redondo, cerebro de la estrategia del PSC.

El acuerdo in extremis anunciado este lunes por Pere Aragonés arruina las últimas esperanzas del PSOE, que confiaba en una repetición electoral en Cataluña para buscar un balón de oxígeno tras la histórica derrota ante Isabel Díaz Ayuso. Que Sánchez ha quedado tocado lo demuestra la primera reacción oficial de Ferraz al nuevo abrazo a distancia entre Oriol Junqueras y Carles Puigdemont.

El secretario de Organización del PSOE y ministro de Transportes, José Luis Ábalos, ha lamentado que sus socios en Madrid insistan con un Gobierno independentista en Cataluña, y no en clave de izquierda, pero ha garantizado que los socialistas seguirán manteniendo el diálogo con ERC en Madrid.

 

El dirigente socialista ha reconocido que Moncloa desconoce los detalles de ese pacto pero, de entrada, Ábalos ha señalado que en el partido no ven "bien" que en Cataluña se siga insistiendo en clave independentista en lugar de proponer "un Gobierno más pensado desde la izquierda". "La clave de priorizar el independentismo no nos parece la más ajustada", ha lamentado.

Poniéndose la venda antes que la herida, el número tres socialista ha querido asumir que "ningún pacto de gobierno" para gobernar Cataluña alterará el diálogo que el PSOE mantenía hasta ahora con el grupo que capitanea Gabriel Rufián en el Congreso.

 

Iván Redondo se las prometía muy felices con el resultado del 14-F pero acaba de cosechar su segundo fracaso consecutivo.

 

Quien tampoco ha salido muy bien parado del desenlace del escenario postelectoral catalán ha sido el ministro de Política Territorial, Miquel Iceta. Este mismo domingo, en una entrevista en El Correo, Iceta sacaba pecho y afirmaba que "mientras con el PP lo que se rompía era España, con el PSOE lo que se ha roto es el independentismo". Apenas 24 horas antes de anunciarse el acuerdo entre ERC y Junts.

Este lunes, Iceta, ha mostrado su deseo de que Cataluña tenga un "gobierno estable" que trabaje "por el conjunto de la sociedad catalana" y que acepte "reemprender cuanto antes" la senda del diálogo sobre el conflicto político en esa comunidad.

"Cataluña necesita cuanto antes un gobierno estable capaz de trabajar para el conjunto de la sociedad catalana y dispuesto a reemprender la senda del diálogo", ha defendido, para cortejar desde ya a Pere Aragonés para evitar un nuevo órdago. "Nosotros somos partidarios de reemprender la mesa del diálogo cuanto antes", ha ofrecido.

Todo esto a días de que una nueva vía de agua se le abra a Moncloa con el dosier de los indultos a los condenados por el procés. Y es que el Tribunal Supremo prepara su informe -previsiblemente contrario- para dejar la patata caliente en la mesa del Consejo de Ministros.

La patata caliente de los indultos

Una carpeta, ésta de los indultos, que amenaza con agitar la vida interna del PSOE en un momento de turbulencias tras el batacazo de Sánchez en Madrid. Este mismo lunes, uno de los barones más críticos con el presidente ha fijado posición al respecto.

El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, ha subrayado que uno de los requisitos para ser indultado es mostrar arrepentimiento, algo que ha considerado que no exhiben ninguno de los  condenados por el procés.

En su opinión, Junqueras y el resto de los condenados están en la cárcel por "la comisión de delitos muy graves" y, para que un Gobierno los indulte, es "absolutamente imprescindible" que muestren arrepentimiento de lo que hicieron en su día. "Hasta donde yo sé, estos señores no sólo no se han arrepentido sino que han dicho que en cuanto puedan lo volverán a repetir", ha advertido.

Y  es que la carpeta catalana se le acaba de reabrir a Sánchez en el peor momento posible. O cómo ser socio del independentismo en Madrid y su oposición en Barcelona.