17 de Junio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El Rey, ante la atenta mirada de Pablo Iglesias y la Reina.
El Rey, ante la atenta mirada de Pablo Iglesias y la Reina.

Iglesias no da tregua al Rey y encarga una ley exprés para maniatarle

Podemos ha chocado con la realidad. Felipe VI mantiene un sólido apoyo ciudadano y el cierre de filas de PSOE, PP, Vox y Cs. Así que activa su plan B: convertirle en un convidado de piedra.

| Javier Ruiz de Vergara España

El Rey ha hablado. Y ha demostrado su plena apuesta por seguir modernizando y dotando a la Corona de la máxima transparencia. Y que no le duelen prendas en reprender -en el lenguaje institucional de Zarzuela- a su propio padre y antecesor en la Jefatura del Estado.

A la espera de las encuestas más detalladas sobre el impacto del esperado mensaje navideño de Felipe VI, los últimos sondeos -el más reciente el barómetro de La Sexta- han confirmado que ni mucho menos la Monarquía está en cuestión, ni su continuidad es una prioridad urgente de los españoles.

Más aún, la primera reacción de los partidos, ha reiterado que una inmensa mayoría de los partidos políticos han cerrado filas con el Jefe del Estado, como han demostrado las primeras valoraciones del PSOE, PP, Vox y Ciudadanos. Es decir, al menos 270 escaños de los 350 diputados del Congreso. A los que habría que sumar, al menos, a los de UPN, PRC, Foro Asturias y Coalición Canaria.

Pero la forma en la que Felipe VI ha zanjado el dosier Juan Carlos I que los socios de Sánchez han decidido utilizar como arma arrojadiza directamente contra el actual Rey y lo que representa, ni mucho menos va a detener la hoja de ruta diseñada por Pablo Iglesias.

Dado que tumbarlo en el corto plazo se ha demostrado imposible, el vicepresidente va a poner en marcha en los próximos meses su plan B, maniatar a la Corona. Replicando el mismo modelo que el utilizado contra el Poder Judicial. Una ley urgente e improvisada, sin en el informe de los órganos constitucionales preceptivos, sin el consenso parlamentario necesario y cocinada de forma unilateral. Sin contar siquiera con sus socios en el Consejo de Ministros.

  

La Ley de la Corona que pretende imponerle Iglesias a Sánchez convierte al Rey en un florero.

 

Lo que ha encargado Iglesias a lo suyos lo ha avanzado en las últimas horas su nuevo hombre fuerte en el Congreso, el líder de los Comunes y presidente del Grupo Parlamentario de Unidas Podemos, Jaume Asens. Prueba de la determinación del líder morado de no dar tregua es que Asens ha adelantado su proyecto de Ley de la Corona sin haber escuchado siquiera a Felipe VI.

La nueva ley de Podemos dejaría al Rey atado de pies y manos. Limitando su autonomía, dejándole sin libertad de pronunciar sus propios discursos, y asfixiando económicamente a la Institución. Pese al enorme ejercicio de transparencia y austeridad impulsado por Felipe VI desde su llegada en 2014.

La normativa pretende regular "qué puede hacer el Rey y qué no" y garantizar "más transparencia". "Se debería prohibir que el Rey, mientras cobra un sueldo público por su papel institucional, pueda hacer negocios como intermediario o ser comisionista aprovechándose de su condición de jefe del Estado", exige Podemos. Algo que ya cumple Felipe VI desde hace siete años.

Pero, aún más, Podemos quiere marcar al Jefe del Estado en su nueva Ley de la Corona "lo que puede y lo que no puede decir". Y pone como ejemplo el discurso del Rey el 3-0 tras el golpe del indepentismo en Cataluña.

"Si tenemos que aprender algo de lo que ha sucedido con el Rey Emérito tiene que ser para que no pase con el Rey, porque el poder corrompe. Todo el poder necesita límites", ha advertido Asens. Todo un aviso a navegantes de lo que le aguarda a partir de 2021 al inquilino del Palacio de la Zarzuela.

Aunque el Rey no parece dispuesto a amedrentarse. Él también anunció sus planes en el mensaje de este jueves: "Estaré con todos y para todos... porque es mi compromiso con España".