| 19 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

El economista Sánchez diseña su plan para los próximos 2 años

El presidente está convencido de que puede revertir el sentido de las encuestas en los dos próximos años y mantenerse en el poder tras las próximas elecciones generales.

| Esther Jaén España

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, está técnicamente “de vacaciones”, aunque no parece que pueda permitirse ni el descanso ni la desconexión. Sánchez sigue sin dormir tranquilo, aunque ya no se le aparezca el ex vicepresidente Pablo Iglesias, en sus peores pesadillas

Sus vacaciones en La Mareta se presentan más como un tiempo muerto en el que diseñar su estrategia ante la que se avecina en la segunda parte de la legislatura, que promete ser económicamente feliz, comparada con la primera, pero abonada a esa forma de vivir peligrosamente que es ya su sino, asociado a Unidas Podemos y necesitado de los votos de buena parte del independentismo catalán y otras especies. 

Con todo, Sánchez está convencido de que puede revertir el sentido de las encuestas en los dos próximos años y mantenerse en el poder tras las próximas elecciones generales y así se lo ha trasladado a su equipo más cercano.

Varios organismos internacionales prevén el crecimiento de la economía española y la disminución del desempleo, cabalgando en todas esas ayudas y proyectos

El presidente del Gobierno tiene en sus manos potentísimas herramientas económicas, que llegarán a España en forma de ayudas europeas asociadas a proyectos vinculados a la modernización del país, a su transformación digital y ecológica y a un supuesto profundo cambio de la fisonomía de nuestro tejido productivo.

Varios organismos internacionales prevén el crecimiento de la economía española y la disminución del desempleo, cabalgando en todas esas ayudas y proyectos. El primero de los PERTES (Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica), presentado por el Ministerio de Industria y aprobado en Consejo de Ministros antes incluso de que Sánchez acometiese la remodelación en su gabinete, el PERTE del vehículo eléctrico y conectado, es un avance de la lluvia con la que el gobierno pretende regar y abonar nuestra economía productiva: con una inversión de alrededor de 24.000 millones de € en tres años (casi 20 millones procedentes de la inversión privada y algo más de 4 del sector público) contempla la creación de hasta 140.000 puestos de trabajo, repartidos por distintas autonomías, y aspira a convertir a España en el principal  hub del vehículo eléctrico y conectado de Europa. 

El entorno de Sánchez apunta que el leit motive de esta segunda parte de la legislatura será '¡la economía, estúpido!'

Frente a proyectos como éste e incluso de mayor envergadura, creen en el entorno de Sánchez que el PP no podrá seguir negando la recuperación económica y si se excede en el discurso “cenizo” de “quién pagará esta fiesta cuando haya que devolver las ayudas…”, puede caer en el descrédito e incluso en el desapego de esa parte del electorado que fluctúa de opción en opción política, sumándose por lo general a vientos favorables.

Convencido de que se alcanzarán las cifras proyectadas en vacunación, el entorno de Sánchez apunta que el leit motive de esta segunda parte de la legislatura será “¡la economía, estúpido!”, expresión que acuñó el director de campaña del expresidente americano, Bill Clinton, el ingenioso James Carville, en 1992. Y que será favorable.

Con o sin cocina, los datos del CIS mantienen una y otra vez al paro y a la economía entre los principales puestos de preocupación para los españoles y, en función de la evolución de la pandemia, lo superan o no. Por todo ello, el economista Sánchez quiere abanderar el discurso de la recuperación económica frente a un supuesto “negacionismo” del PP de Pablo Casado

Todo ello sin dejar de mirar por el rabillo del ojo a sus socios de legislatura y sentarse a dialogar con ellos de todo aquello que ellos reclaman y el Gobierno no puede en ningún caso concederles y, tratando de aplacar las exigencias de su coaligado en el gobierno, cuya ministra estrella, Yolanda Díaz, busca su sitio en las medidas sociales, como preparación para una campaña electoral tan a cara de perro por la izquierda como lo será por la derecha.