| 23 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Jordi Xuclá (Pdcat) y Joan Tardá (ERC),  a la Comisión de Secretos Oficiales.
Jordi Xuclá (Pdcat) y Joan Tardá (ERC), a la Comisión de Secretos Oficiales.

El independentismo accede a los secretos de Estado para escándalo en el CNI

Los servicios de Inteligencia no alcanzan a entender cómo es posible que a partir de este miércoles ERC y la antigua Convergencia tengan vía libre a ciertas interioridades en plena ofensiva.

| Javier Ruiz de Vergara España

¿Se imaginan que en este momento político, en pleno desafío independentista catalán, los partidos impulsores del llamado proceso pudieran tener acceso a los más sensible secretos del Estado? Pues esto va a suceder a partir de este miércoles, cuando el pleno del Congreso designe a los diputados que integrarán la llamada Comisión de Control de los Gastos Reservados, popularmente conocida como Comisión de Secretos Oficiales.

Según ha sabido ESdiario de fuentes de los servicios de Inteligencia, en el CNI reina cierto estupor y malestar, mezclado con grandes dosis de preocupación, por la decisión del PP -novedosa respecto a pasadas legislaturas- de facilitar el acceso a tan sensible órgano parlamentario a dos grupos políticos cuya presencia no es obligatoria dada su composición numérica, Esquerra Republicana y el PDCat, la antigua Convergencia.

Tras semanas de estudio y debate, el PP ha decidido no vetar la presencia en la Comisión de Secretos de los diputados Joan Tardá y Jordi Xuclá, en representación de ambas formaciones integradas en Cataluña en la plataforma Junts per Sí que sostiene al Gobierno de Carles Puigdemont.

"Como poco es desleal y temerario", aseguran las citadas fuentes, que se felicitan por el hecho de que el veto se mantenga para los parlamentarios de Bildu. Se alerta sin embargo desde el CNI de la "fluida relación" que ERC mantiene con la marca proetarra y con los antisistema de la CUP.

En el CNI se advierte de la "unidad de acción" de ERC con Bildu y con el movimiento neoanarquista que lidera la CUP

Desde el órgano que dirige el general Félix Sánz Roldán no se oculta el "malestar" por el hecho de que información siempre de carácter "muy sensible" vaya a ser "expuesta" ante formaciones políticas que han declarado su "rebeldía a la ley" y su apuesta por la "ruptura de España".

La citada Comisión de Secretos Oficiales, dada su delicada misión, está presidida por la propia presidenta del Congreso, Ana Pastor, y en ella van a estar Antonio Hernando (PSOE), Rafa Hernando (PP) y Albert Rivera (Ciudadanos).

Podemos había reservado plaza para Iñigo Errejón pero su purga trasVistalegre 2 le ha apeado de la misma. Pablo Iglesias había anunciado que sería el representante del partido morado, pero este mismo martes su nueva portavoz parlamentaria, Irene Montero, ha abierto la puerta a ser ella la comisionada. Junto a ellos estarán Aitor Esteban (PNV) y los citados Joan Tardá (ERC) y Jordi Xuclá (PDCat).

Dosieres como "bombas de relojería"

Esta incómoda presencia para el CNI llega cuando la Mesa del Congreso tiene en su agenda peticiones registradas por PSOE, Podemos y ERC sobre los asuntos más sensibles de los últimos meses: el llamado "dosier Don Juan Carlos", las "cloacas policiales", el espionaje al exministro del Interior Jorge Fernández Díaz y la llamada "operación Cataluña" con sus derivadas en el caso Pujol.

Desde el CNI se recuerda que la ley obliga a su director a dar cumplida cuenta de la información del Centro a este grupo de diputados y "las constantes deslealtades" de algunos de sus miembros en épocas pasadas. Fácil era ver a los representantes de ERC (Joan Puigcercós) o IU (Gaspar Llamazares) dar ruedas de prensa tras las reuniones de la Comisión de Secretos Oficiales.

Las fuentes consultadas por este diario destacan lo contraproducente que sería que Sánz Roldán tuviera que revelar los pasos que el CNI está dando en Cataluña para desmantelar las "acciones ilegales" de la Generalitat -que desveló el exsenador Santi Vidal- ante dos diputados de partidos que precisamente impulsan en Cataluña esas mismas acciones.

De acuerdo con el Reglamento del Congreso, para entrar en este club de los espías hay que contar con un respaldo de al menos tres quintos de la Cámara (210 diputados) en una votación secreta mediante papeleta en urna. Sólo puede entrar uno por grupo parlamentario, que tradicionalmente ha sido el portavoz.

Podemos duda entre Pablo Iglesias e Irene Montero como su interlocutor con el "jefe de los espías"

Teniendo en cuenta el actual reparto de escaños, Tardá y Xuclá sólo podrán ser elegidos si reciben votos de diputados del PP y de Ciudadanos, pues ni sumando el resto de grupos llegarían a esa barrera de 210 votos. Tanto Podemos como el PSOE han adelantado que apoyarán todos los candidatos. 

La única vez que los independentistas han estado en la Comisión de Secretos Oficiales fue entre 2004 y 2008, al estrenar grupo parlamentario propio. Pero cuando ERC volvió a intentarlo en la legislatura 2011-2015, estando en el Grupo Mixto, el PP se negó a apoyar la entrada de los tres candidatos que se sometieron sucesivamente a votación, alegando que los independentistas catalanes podían trasladar la información reservada a los miembros de la coalición Amaiur, entonces la marca de la antigua Batasuna.