03 de Mayo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Pedro Sánchez en el Congreso

Sánchez da las gracias a Bildu y ERC y anuncia mano dura por la pandemia

El presidente del Gobierno ha vendido las bondades de su acción contra la pandemia, ha reivindicado los Presupuestos y una supuesta recuperación económica que solo percibe el Gobierno.

| A. Jiménez España

Pedro Sánchez ha comparecido este miércoles en el Congreso de los Diputados con el fin de dar cuenta de la gestión llevada a cabo durante los primeros meses del estado de alarma. Un nuevo discurso de autobombo pronunciado por el presidente del Gobierno, reivindicando unos Presupuestos que ha vuelto a considerar "de país", una mejora de la economía que solo se percibe en el seno del Consejo de Ministros y una curva de contagios que, según el presidente, se va reduciendo.  Todo ello, mientras aseguraba desde la tribuna que "todos los Gobiernos debemos ser humildes".

Además, ha reflexionado sobre el cambio de época que ha supuesto la pandemia , que a su juicio ha potenciado "la unidad de la cohesión política, institucional y de todos los ciudadanos", dejando atrás "populismos reaccionarios que corresponden al Neolítico y no al siglo XXI". Por ello, ha vuelto a agradecer el apoyo de ERC y Bildu a los Puestos Generales del Estado, ya que a su juicio, están pensados para "dar respuesta la emergencia social".

 Junto a ello, el presidente ha reivindicado las bondades del estado de alarma como instrumento contra la pandemia, lo que supone un reconocimiento a la Constitución, "una prueba más de su vigencia y de su fortaleza", ha asegurado a pesar de haberse rodeado de los partidos que no la comparten, y ha añadido que los seis meses aprobados por el Congreso son los estimados por "los expertos".

Sin embargo, ya ha avisado de que "solo de nosotros depende no abrir la puerta a la tercera ola. Si hay que endurecer el Plan de Navidad les diremos a las Comunidades Autónomas que lo hagan. No podemos relajarnos, no podemos bajar la guardia", ha asegurado tras hacer un repaso a las medidas impuestas de cara a las próximas fiestas. 

Así, el presidente ha definido la Navidad como las "fiestas del afecto" y ha señalado que hay vivirlas "como si estuviéramos infectados, porque no sabemos si lo estamos". Por ello, Sánchez ha pedido "minimizar los contactos", "quedarnos en casa" y "no bajar la guardia", porque "si evitamos la tercera ola y la entroncamos con la estrategia de vacunación" habremos conseguido doblegar la curva. 

Sánchez abre la puerta a endurecer el plan de Navidad si es necesario

De esta manera, Sánchez ha seguido con su discurso triunfalista, insistiendo en que el nuevo estado de alarma "está funcionando" y ha recordado el "escudo social sin precedentes para proteger empleos y empresas" que se ha deplegado. Ha sacado pecho de estar en la "senda de la recuperación económica", un supuesto crecimiento y una mejora en el empleo que no  se refleja en los datos.  

Pero eso sí, el presidente insiste en que hay que "ser humildes". Mientras asegura que estamos en una segunda etapa de la pandemia en la que ya "contamos con más recursos y con una estrategia estatal de lucha contra la segunda ola en el todo el país" y unos "indicadores claros  de incidencia acumulada del virus cada 7 y 14 días para así medir la evolución de la pandemia y obtener datos más certeros".

Y como no, ha vuelto a hablar de la vacuna, que abre una "tercera etapa esperanzadora" . "El principio del fin", ha asegurado, repitiendo, de nuevo, que ha sido pionero junto con Alemania en diseñar un plan, que se contarán con 13.000 puntos de distribución de los viales y que habrá un acceso equitativo. 

Un discurso triunfalista, pronunciado mientras los datos de fallecidos de este martes superaron los 300, mientras sectores como la hostelería, el comercio y el turismo agonizan, y mientras se aprueban unos presupuestos con los separatistas y los proetarras, que marcan un elevadísimo gasto público y que no cuentan con una previsión de ingresos realista, sino que se lo juega todo a la carta de europa. Pero el presidente lo ha dicho: "Todos los Gobiernos tenemos que ser humildes".