| 30 de Enero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Un mosso, un guardia civil y un policía nacional, este martes frente a la Delegación del Gobierno en Barcelona.
Un mosso, un guardia civil y un policía nacional, este martes frente a la Delegación del Gobierno en Barcelona.

La portavoz de la Policía se salta el guión y airea las penurias de los agentes

Al rechazo social que están encontrando los policías y guardias civiles desplegados en Cataluña se unen las condiciones de alojamiento y unas compensaciones económicas modestas.

| Miguel Blasco España

El despliegue improvisado en los últimos días por el Ministerio del Interior para reforzar el operativo de la Policía y Guardia Civil en Cataluña está despertando algunos recelos entre los agentes desplazados con motivo de la consulta ilegal del 1 de Octubre.

Las condiciones de los alojamientos habilitados en el Puerto de la Ciudad Condal, la cuantía de las dietas por el desplazamiento y la presión social a la que los simpatizantes del independentismo están sometiendo a los policías, está siento objeto de comentario entre los miembros de las FSE. Y de un enfado que raya ya en la indignación.

Este martes, en una entrevista concedida a Susanna Griso en Espejo Público, la portavoz de la Policía, Isabel Rodríguez, lamentó que estén siendo los agentes de las Fuerzas de Seguridad del Estado las verdaderas "víctimas" del desafío secesionista.

"Va a ser que al final las víctimas de esto vamos a ser los policías y los guardias civiles, los que están siendo víctimas del acoso, del hostigamiento y del asedio. Somos la Policía peor pagada, pero vamos a ser la Policía que va a seguir el mandato legal y constitucional", enfatizó Rodríguez yendo más lejos de lo que habitualmente van los portavoces del Cuerpo (otra cosa son los sindicatos).

En este sentido, preguntada si los Mossos "se han puesto de perfil", la portavoz del CNP recordó el acoso y las amenazas a las que fueron sometidos el pasado miércoles los agentes de la Guardia Civil que registraban la Consejería de Economía. "No se puede permitir que compañeros se encuentren asediados en unas dependencias durante horas", resaltó sobre la pasividad de la Policía catalana.

Entre un agente de los mossos recién incorporado al cuerpo y un agente de la Policía puede haber hasta 300 euros de diferencia en su nómina.

Se da la circunstancia de que la homologación de salarios con los policías autonómicos -mossos y ertzainas- ha sido una bandera de los sindicatos policiales en la presente legislatura. La pasada semana, ante el despliegue anunciado por el ministro Juan Ignacio Zoido, cinco centrales sindicales del CNP -SUP, CEP, UFP, SPP y ASP- lograron de la Dirección General de la Policía un acuerdo de compensaciones por la comisión de servicios por el 1-O. Estas compensaciones se añaden a las dietas preceptivas por las comisiones de servicio.

Compensación por el despliegue

Así, los agentes destinados en la propia Cataluña percibirán un extra de 40 euros; aquellos de fuera alojados en hoteles, 80 euros; los efectivos alojados en los ferrys del Puerto, 95 euros; y aquellos funcionarios ubicados en dependencias del Ministerio de Defensa, 110 euros diarios.

Cabe recordar, que los sueldos de las distintas policías fluctúan en cantidades muy importantes. Un agente de los Mossos percibe entre 1.700 y 1.800 euros. Uno de la Guardia Urbana (policía local de Barcelona), cerca de 1.700. Un guardia civil -complementos al margen- unos 1.400. Y un agente de la Policía Nacional -varía en función de la unidad y especialización- entre 1.300 y 1.500 euros.

En este sentido, la plataforma JUSAPOL, que busca una "justicia salarial" para los agentes de la Policía y Guardia Civil tienen prevista una concentración en Madrid el próximo 6 de octubre para reivindicar la ansiada equiparación.

 

Las lonas de la polémica. El barco que acoge a los agentes de la Policía Nacional ha sido objeto de burlas de los simpatizantes del secesionismo e indignado a los agentes.

 
Precisamente este martes, el agente de la Unidad de Intervención Policial (UIP) que se quejó en un vídeo casero del 'zulito bueno' del ferry que aloja a los antidisturbios fue expulsado del operativo en Cataluña. Según los sindicatos policiales, el policía fue devuelto a su destino cuando se hizo público el vídeo grabado con su móvil y subido a las redes, en el que se veía el camarote donde duermen los policías destinados al referéndum del 1-O.