| 09 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

Feijóo exhibirá unidad mientras Sanchez se "desangra" en sus luchas cainitas

El líder del PP ha convocado este lunes a su Comité Ejecutivo donde presumirá de unidad frente a un presidente que ni siquiera puede celebrar su aniversario y con sus socios en pie de guerra

| Marta Gómez Montero España

 

Alberto Núñez Feijoo advirtió en el Congreso de Sevilla que le proclamó presidente del Partido Popular, que no iba a tolerar que nadie rompiera la unidad del partido -la formación venía de la traumática salida de Pablo Casado- y seis meses después puede proclamar "orgulloso", que lo ha conseguido.

Este próximo lunes reunirá al Comité Ejecutivo Nacional del PP para exhibir que llegan a las elecciones del próximo año "como una piña" y que hay plena sintonia con barones como Isabel Díaz Ayuso, por mucho que Moncloa esté empeñada en "inventarse" diferencias, coinciden en Génova y en la Puerta del Sol.

 

De hecho, frente a la última "ocurrencia" del Gobierno: exigir a Feijóo que "desautorice" a Ayuso por sus últimas declaraciones, el líder del PP ha respondido haciendo suya la advertencia de la presidenta madrileña de que el Gobierno de Sánchez "busca cambiar el régimen democrático".

Cuando Feijóo regrese de su gira por Latinoamérica y presida el lunes el Comité Ejecutivo del PP, donde ademas de hablar de economía también abordará un rearme ideológico del partido, podrá presumir de ser el único líder que tiene sus siglas unidas. Y eso, en política, cotiza al alza.

 

La foto de unidad que veremos el lunes en la sede nacional de los populares contrasta además vivamente con la "soledad" de Sánchez, que se ha visto obligado a suspender los festejos para celebrar su tercer aniversario de la victoria en las generales del 10-N de 2019, que tenía apalabrado el recinto de IFEMA de jueves a sábado, por miedo a un nuevo boicot de sus barones.

 

Feijóo regresa a España tras recabar también apoyos en su viaje por América Latina.

 

Los dirigentes regionales del PSOE, que ya se borraron del 40 aniversario de la victoria de Felipe González para no salir en la foto con Sánchez, van diciendo abiertamente que su líder se ha convertido en una "rémora" que lastra sus expectativas electorales de cara a los comicios de mayo.

Guerra abierta Marlaska-Podemos

Y por si esto fuera poco a las puertas de un año electoral decisivo, al presidente del Gobierno le ha estallado la tragedia de Melilla, que en su día zanjó con ese lapidario: "Bien resuelto".

Su socio de coalición Podemos se ha aliado con ERC y Bildu para tratar de hacer caer al ministro del Interior y que se cree en el Congreso de los Diputados una comisión de investigación sobre lo ocurrido ese fatídico 24 de junio en la valla de Melilla.

El Partido Popular también mira a Fernando Grande Marlaska y ha pedido su dimisión y lo que es también muy importante, "que no se parapete en la Guardia Civil" para eludir sus responsabilidades. Habrá que estar muy atentos a los próximos movimientos de Sánchez, que si por algo se caracteriza es por "salvarse a sí mismo" según coinciden propios y ajenos.

Y batalla descarnada en Podemos

En medio de este clima de hostilidades, Podemos está viviendo también su particular vía crucis con un Pablo Iglesias que ha vuelto a tomar el timón para lanzar un desafío en toda regla a la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, a la que los pablistas ven como un caballo de Troya del líder del PSOE.

Los dirigentes regionales del PSOE, que ya se borraron del 40 aniversario de la victoria de Felipe González para no salir en la foto con Sanchez, van diciendo abiertamente que su líder se ha convertido en una "rémora" que lastra sus expectativas electorales

De cómo acabe esta guerra civil en Podemos y de cómo afecte a sus expectativas electorales -si aguanta o no ese espacio a la izquierda del PSOE-, va a depender, nada más y nada menos, que Pedro Sánchez tenga alguna posibilidad de reeditar el pacto Franskestein y seguir en Moncloa.

 

Y en el partido de Santiago Abascal también pintan bastos porque su exdirigente Macarena Olona ha iniciado también su cruzada particular contra Vox, con la vista puesta en los resultados que obtenga la formación de Abascal en municipales y autonómicas, y aquí las encuestas también apuntan frenazo, para decidir si vuelve al ruedo nacional.

Así las cosas, cuando Alberto Núñez Feijóo regrese de su gira por Latinoamérica y presida el próximo lunes el Comité Ejecutivo Nacional de su partido, donde ademas de hablar de economía también abordará un rearme ideológico del partido, podrá presumir de ser el único líder que tiene un partido unido. Y eso, en política, cotiza al alza.