| 08 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Militares en las calles de Kiev (Reuters)
Militares en las calles de Kiev (Reuters)

La UE eleva las sanciones a Rusia mientras Robles elogia a la OTAN

Bruselas anuncia una nueva ronda de sanciones a Moscú, las más duras hasta el momento, con Alemania a la cabeza y con la ministra de Defensa española respaldando el papel de la OTAN

| M.C España

Cuarto día de guerra en Ucrania. Después de una noche dura, con bombardeos y ataques terrestres, el país se despierta con la noticia de que el líder ruso, Vladimir Putin ha ordenado en las últimas horas redoblar los esfuerzos de sus tropas para invadir la capital, Kiev. Las tropas rusas están a menos de 20 kilómetros de la ciudad. 

Las tropas ucranianas, sin embargo, aguantan el avance ruso en determinadas zonas, o por lo menos lo están poniendo más difícil de lo que Moscú pensaba. Y es que la segunda ciudad más grande del país, Járkov, con un millón y medio de habitantes, cayó este sábado en manos de Putin. 

Pero, aunque el ejército ruso ha hecho explotar una refinería próxima a esta ciudad provocando decenas de fallecidos, las tropas ucranianas no han agachado la cabeza y han recuperado en las últimas horas esta ciudad. Precisamente esta resistencia es la que ha provocado que el ministro de Defensa ruso haya asegurado que en las próximas horas intensificarán los bombardeos en diferentes zonas del país. 

“Todas las unidades recibieron órdenes para desarrollar la ofensiva en todos los frentes”, ha asegurado, al mismo tiempo que justifica sus decisiones aludiendo a la negativa del primer ministro Zelenski de sentarse a negociar para entregar Ucrania al régimen de Putin. Además, Moscú ha pedido a los ucranianos que exijan a su gobierno que “retire inmediatamente todo el armamento pesado de las zonas urbanas”.

De momento, el balance de víctimas, que es provisional, alcanza ya los 198 fallecidos, aunque fuentes de las televisiones ucranianas hablan ya de más de 200 muertos, entre ellos civiles, de los cuales al menos 3 serían niños. Pero Rusia lo niega, y asegura que no está atacando edificios ni ciudadanos ucranianos. A pesar de que en las imágenes retransmitidas estos días se puede ver cómo aviones rusos derriban varios bloques de edificios residenciales de Kiev. 

Para tratar de frenar el avance ruso, las autoridades del país han instado de nuevo al resto del mundo a que intervenga en el conflicto, incluso ha invitado a todos los extranjeros que quieran a luchar entre las filas ucranianas contra Putin, aunque no tengan la nacionalidad. Instan también a la UE, a la OTAN y al resto de naciones a que envíen tropas y armamento para fortalecer a su ejército, unas quince veces más pequeño que el de Rusia.

Por su parte, el alto representante de la Unión Europea para la política exterior, Josep Borrell, ha anunciado que va a proponer a los ministros de Exteriores de los países miembro destinar fondos europeos a financiar material humanitario y apoyos técnicos-militares. En ese envío destacarían las armas y también suministros como el petróleo.

También desde la Unión Europa, la presidenta de la Comisión, Úrsula Von der Leyen, ha anunciado en las últimas horas que ha aprobado nuevas sanciones a Rusia. Es la tercera ronda de castigos económicos y, hasta ahora, es la más contundente de todas. Se centran en tres cuestiones fundamentales.

Destacan la prohibición de compra de deuda pública bloqueando al Banco de Rusia del resto de mercados, el bloqueo del sistema SWIFT (un mecanismo de transferencias e intercambios bancarios que aporta seguridad y conexiones financieras por casi 200 países) y la congelación de cuentas y activos de ciertos oligarcas rusos en el extranjero. 

Por su parte, Rusia ha enviado ya a un equipo negociador a Bielorrusia, su aliada en la zona, con la intención de reunirse en las próximas horas con el gobierno ucraniano en busca de un pacto que permita el control de Putin en el país. Algo a lo que Zelenski se ha negado tajantemente, diciendo que no se reunirá en Bielorrusia con el “dictador Putin”. 

Por su parte, Alemania redobla sus esfuerzos y ha anunciado que aumentará al 2% del PIB el gasto militar, el doble del actual, y enviará nuevo armamento a Ucrania que permita hacer frente a las tropas de Moscú. Algo que supone un cambio radical en la política “neutral” establecida en las últimas semanas en Berlín. 

España, a la espera de las acciones que decida la OTAN

Por su parte, la ministra de Defensa, Margarita Robles, ha destacado el papel de España en la OTAN, como miembro comprometido con la alianza y con las decisiones que ésta tome en las próximas horas. En una entrevista en el diario EL PAÍS, la titular de Defensa, que esta semana ha tenido que lidiar con la parte de Podemos del Gobierno y de su “No a la guerra”, ha subrayado que España no mirará para otro lado en este conflicto. 

Margarita Robles: "Putin ha logrado una unidad total y radical de los países de la OTAN y la UE que tampoco tiene precedentes"

“Lo más importante es poner de relieve que la agresión de Putin es un hecho sin precedentes desde la Segunda Guerra Mundial, absolutamente inaceptable, una vulneración flagrante del derecho internacional que ha logrado algo que también es muy importante: una unidad total y radical de los países de la OTAN y la UE que tampoco tiene precedentes”, ha subrayado, al mismo tiempo que ha elogiado a la alianza militar por su fortaleza y unión ante este tipo de conflictos.