| 19 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Sánchez y Junqueras, una alianza a prueba de contratiempos.
Sánchez y Junqueras, una alianza a prueba de contratiempos.

Junqueras "indulta" a Sánchez y certifica que Moncloa queda tutelada por ERC

Los tres partidos principales de la coalición Frankenstein, ERC, PNV y Bildu, han desatascado los Presupuestos en el último minuto para escenificar la extrema debilidad del presidente.

| Javier Ruiz de Vergara España

Favor, con favor se paga. En el último minuto, sobre la bocina del cierre del registro del Congreso de los Diputados, Esquerra Republicana ha mostrado su pulgar hacia arriba y ha salvado los Presupuestos Generales de Pedro Sánchez.

Oriol Junqueras ha pagado su parte del contrato con el inquilino de La Moncloa y ha "indultado" al presidente garantizando su continuidad en el cargo hasta 2023. Y de paso, la hoja de ruta de su plan revisionista del "régimen del 78" y la apertura del melón de la posible reforma de la Constitución.

Con los efectos de la crisis de la coalición izquierdista en Portugal y el posible adelanto electoral en el país vecino aún presentes, independentistas y nacionalistas han puesto fin a la escenificación con la que han logrado dos grandes objetivos. El primero, evidenciar la extrema debilidad del Ejecutivo de PSOE y Podemos -carcomido además por la aluminosis de sus guerras internas- y que la recta final de la legislatura queda en manos de Frankenstein.

En segundo término, seguir cobrándose la factura del pacto de investidura. Tras negociaciones a varias bandas contrarreloj, ERC ha retirado la amenaza de enmendar a la totalidad las Cuentas Públicas de 2022 a cambio de que el Gobierno obligue a Netflix y HBO a doblar al catalán parte de su producción. Esa es la condición anunciada por Gabriel Rufián en público.

Sin embargo, ERC se ha garantizado además nuevas concesiones a corto plazo en la mesa bilateral entre el Estado y la Generalitat, más inversiones en infraestructuras para Cataluña y su cuota en el reparto de los fondos Next Generation de Bruselas.

El cheque que se ha garantizado Esquerra este viernes desatascando los PGE tiene además una segunda parte. Las posibles concesiones del Gobierno a Bildu. Cabe recordar que Oriol Junqueras y Arnaldo Otegi tienen firmado un pacto estratégico de unidad de acción en el Congreso. Una alianza que hace una semana escenificaron ambos fundiéndose en un abrazo durante la manifestación en San Sebastián el pasado sábado en apoyo de los presos de ETA.

 

 

El resto de la legislatura, hasta 2023, ha quedado desde este viernes en manos de Junqueras y Otegi.

 

En el sprint  vivido este viernes en el Congreso, Sánchez se ha visto obligado a ceder también ante el PNV, otro de sus socios de referencia. Los de Aitor Esteban habían amenazado a primera hora con presentar su enmienda a la totalidad.

Mera fachada. Finalmente, los nacionalistas vascos salvan al presidente del Gobierno a cambio de la transferencia inmediata al Gobierno Vasco del Ingreso Mínimo Vital. Lo que supone una desautorización expresa de Sánchez a su ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá.

Tras cerrar filas con Podemos este jueves durante la cumbre Hispano-portuguesa, Sánchez ha recibido el aval de los principales miembros de la coalición Frankenstein tirando de BOE y del erario público. Destaca sobre todo el visto bueno de Esquerra, que ha desoído las amenazas de Junts, para acabar sosteniendo al líder socialista en La Moncloa.

La posible alternancia de PP y Vox en el Gobierno causa pánico en los independentistas, que mantendrán el control de la segunda mitad de la legislatura si, como confirmó este jueves en Trujillo, Sánchez no activa antes el botón nuclear del adelanto electoral. Junqueras ha devuelto el favor y ha indultado al presidente de España. Con todo lo que eso significa para los próximos meses.