| 08 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez,
El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez,

Sánchez posturea con blindar la sanidad pública pero ya está en la Constitución

El Consejo de Ministros aprueba este martes una ley que, según Sánchez, apuntala la sanidad pública, aunque ésta ya está 'blindada' por la Constitución.

| Andrea Jiménez España

Pedro Sánchez está en campaña electoral, pero no solo acudiendo a los mítines organizados por el PSOE de cara a los comicios andaluces de este domingo, sino que también lanza soflamas y propuestas a las que da luz verde en el Consejo de Ministros para intentar convencer a los socialistas de que introduzcan en la urna la papeleta del candidato Juan Espadas. 

Y para ello no ha dudado en 'posturear' con su apoyo a la sanidad pública. Lo avisó este fin de semana en Málaga, donde dijo que se aprobará una ley "para blindar la equidad, la cohesión y la universalidad de la sanidad pública y que, por tanto, no se privatice por ningún gobierno de derechas en ninguna comunidad autónoma".

Una propuesta que carece de fundamento pues la sanidad pública ya es un servicio 'blindado' de base pues el derecho a la protección de la salud se reconoce en el artículo 43 de la Constitución y se concreta en la Ley General de Sanidad (Ley 14/1986), una norma que fija su financiación pública, su universalidad y su gratuidad; además, de fijar las bases de la descentralización autonómica y la integración en el Sistema Nacional de Salud (SNS).

Pero eso no es impedimento para que Sánchez lance este martes la Ley de Equidad, Universalidad y Cohesión del Sistema Nacional de Salud que según el Gobierno quiere garantizar la universalidad de la sanidad, algo que ya existe, liminar el copago del transporte sanitario no urgente y el de prótesis y ortopedia para las personas vulnerables priorizando la gestión pública directa o limitar a lo imprescindible las derivaciones de pacientes al sector privado, pese a que esto supondrá aumentar las listas de espera.

Los representantes de la sanidad privada aseguran que las propuestas de Sánchez están "sustentadas únicamente en razones ideológicas y que ignoran totalmente criterios objetivos"

De hecho, desde la Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE) ha manifestado su inquietud porque el Gobierno aprueba una "Ley de Equidad que convertiría a España en el único país europeo que proscribe a la sanidad privada de su SNS".

ASPE considera que la pretensión de llevar a cabo acciones como derogar la Ley de Formas de Gestión 15/1997 para revertir los conciertos de salud son propuestas "sustentadas únicamente en razones ideológicas y que ignoran totalmente criterios objetivos que miden", en base a las estadísticas del propio Ministerio de Sanidad, la eficacia del modelo colaborativo en materia de salud.

De igual modo, advierte, esta nueva medida se "pasa por alto la Ley General de Sanidad de 1986", que contempla y regula las fórmulas colaborativas para desahogar listas de espera, campañas de atención médica puntual, el sistema de mutualidades de funcionarios y las concesiones administrativas para la gestión de determinados complejos sanitarios.

Asimismo, recuerdan que solo el 11,2% del gasto sanitario público se destina a la partida presupuestaria de conciertos. Por tanto, solo algo más de 1 de cada 10 euros dedicados a sanidad pública en España se destinan a este concepto. Y es que el sector hospitalario privado lleva a cabo el 38% de las intervenciones quirúrgicas, el 30% de las urgencias y el 26% de las consultas que se realizan en el ámbito hospitalario, mientras que en el ámbito diagnóstico nacional, el 45% de las resonancias magnéticas; el 23% de TACs y el 24% PETs se realizan en la sanidad privada.

Unidas Podemos recela de la norma

Pero no solo los representantes de la sanidad privada han cuestionado la norma de Sánchez, sino que también, pero por cuestiones bien distintas, su socio de Gobierno, Unidas Podemos ha puesto reparos. En este caso, la consideran insuficiente ya que uno de sus objetivos es que deje de existir el sistema de Muface para los funcionarios públicos.

“Estamos preocupadas porque el Partido Socialista siempre se ha quedado a mitad de camino en la defensa de la sanidad pública y tenemos serias dudas de que esta ley vaya a servir para evitar las privatizaciones”, ha advertido la secretaria de Acción Institucional de Podemos, María Teresa Pérez.

Pero además, Sánchez no solo tira de discurso vacío aprobando leyes sino que también lo hace de chequera al anunciar la ampliación de servicios de Salud Bucodental, un plan dotado con 44 millones de euros, también se aprobará en el Consejo de Ministros de este martes.

Esta medida, que fue anunciada por la ministra de Sanidad, Carolina Darias, la pasada semana, beneficiará "de forma especial" a "más de 7 millones de personas", priorizando a niños, embarazas y a personas con discapacidad.

A la caza de votos en Andalucía

Y es que, Sánchez no escatima en propuestas y promesas para intentar dar un vuelco en las encuestas y recuperar un feudo tradicionalmente socialista como Andalucía y no duda en utilizar todos los medios que tiene a su alcance, como el Consejo de Ministros para lograrlo.

De hecho, su presencia en los mítines ya no suma, sino todo lo contrario. Los problemas económicos que atraviesa el país, sumado a la crisis diplomática abierta con Argelia tras posicionarse al lado de Marruecos sobre el Sáhara Occidental, están pasando factura al presidente y es consciente de ello.

Por ello, quiere cultiva su perfil más de 'izquierdas' recuperando sus compromisos con los servicios públicos, para llegar a los andaluces y convencerlos de que la derecha quiere eliminar la sanidad pública. Una falacia que repiten hasta la saciedad para salvar al PSOE del desastre.