| 19 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Inés Arrimadas
Inés Arrimadas

El PP ficha a la mano derecha de Albert Rivera y pone CS al borde del colapso

Inés Arrimadas llega a la Ejecutiva del lunes humillada en Murcia, desalojada en Madrid, con medio partido en contra y fichajes simbólicos del PP que la colocan en la UCI política.

| Javier Rodríguez España

 

Poco podía sospechar Inés Arrimadas que, apenas tres días después de que estuviera a punto de lograr que Ciudadanos presidiera la Comunidad de Murcia, su carrera política pendiera de un hilo y el hundimiento quizá definitivo de su partido fuera una posibilidad más que verosímil.

Pocas veces se ha visto una caída tan pronunciada en tan poco tiempo, un daño tan extremo a cambio de la nada: Murcia seguirá en manos del PP; Cs ha salido del Gobierno de la Comunidad de Madrid y corre el riesgo de desaparecer en las Elecciones del 4 de mayo si el TSJM las aprueba; la ruptura interna es un hecho y la desbandada de nombres ilustres del partido ya ha empezado.

Sobre esto último, un nombre lo dice todo: Fran Hervías, todopoderoso secretario de Organización en Ciudadanos con Albert Rivera y "cerebro gris" en la sombra del partido en sus mejores años, anunció en la noche del sábado su baja en el partido que fundó y su incorporación al PP y, más en concreto, al equipo de su secretario general, Teodoro García Egea, a más inri muñidor del fracaso de Arrimadas en Murcia.

 

La salida de Hervías, que deja su acta como senador, puede ser el pistoletazo de salida de tantas otras, en un profundo deterioro interno que tiene otros tres frentes en marcha: en Madrid, Valencia y Andalucía el "basta ya" a Arrimadas es hegemónico y puede terminar con espantada o con un impulso interno para relevar a la actual presidenta del partido o a buena parte de su equipo, con la portavoz Melisa Rodríguez y los vicesecretarios Carlos Cuadrado y José María Espejo al borde del cadalso.

 

La demoledora carta de Hervías dimitiendo en Cs

Casi nadie la defiende ya

Este lunes se espera una durísima reunión del Comité Ejecutivo, con el andaluz Juan Marín  y el valenciano Toni Cantó señalados como principales instigadores de un debate interno tras el cual puede pasar de todo. Y desde fuera el castellanoleonés Francisco Igea, excluido de la Ejecutiva y clamando desde fuera de ella.

Y otras voces como la de Jordi Cañas al borde de alzarse y otros referentes como Begoña Villacís o Marta Rivera, amigas íntimas de Arrimadas, pero muy decepcionadas con el rumbo de la formación y con capacidad de rebelarse llegadas a este punto.

Cs es un polvorín y Arrimadas llega a la reunión interna del lunes al borde del colapso y con voces internas con pinturas de guerra

La despedida de quien de facto dirigía con puño de hierro la organización y el crecimiento de Ciudadanos cuando se le amontonaban las peticiones de ingreso y el casting de candidatos necesitaba horas extra, lo dice todo del terremoto provocado por Arrimadas. Son palabras de Hervías este domingo en El Mundo: "Me sumo al PP, el único proyecto que puede ganar a Pedro Sánchez".

Fuentes de Ciudadanos ponen el otro acento en Madrid, donde la batalla puede desatarse del todo si el Tribunal Superior de Justicia da luz verde este domingo a la convocatoria electoral anunciada por Isabel Díaz Ayuso y Arrimadas se enfrenta a la elección de un candidato con las encuestas apuntando a su exclusión de la Asamblea madrileña y dos problemas serios.

No tiene un nombre de peso que quiere asumir el reto (se asegura que la elegida sería Villacís pero ella no quiere inmolarse) y el que quiere, Ignacio Aguado, ha quedado achicharrado en su enfrentamiento con Ayuso.

La "muleta" de Sánchez

Por si fuera poco, al fracaso en Murcia y Madrid; el desapego de Andalucía, Valencia y Castilla y León; la OPA del PP a nombres ilustres y el manoseo de las siglas que lleva meses impulsando el PSOE, se le añade un último problema: Arcadi Espada, fundador del partido, impulsa un manifiesto que pide literalmente la desaparición de Ciudadanos.

Arrimadas, ante todo esto, no parece tener respuesta. Quizá porque ya no la haya y algunos de los daños sean irreversibles en una España polarizada donde las aguas tibias acaban por ser irrelevantes si, además, se cometen errores de bulto. "No es el centro lo que ha fallado, es haberse convertido en una muleta del sanchismo a cambio de nada", resumen fuentes críticas del partido a ESdiario.

La absorción de lo que representan las siglas, en una medida por parte del PSOE pero sobre todo por el PP, se ha acelerado. Y curiosamente, no han sido ni Pablo Casado ni Pedro Sánchez los máximos responsables de ello, aunque en el caso de los populares esa estrategia lleva siendo prioritaria desde hace meses. Pero quien ha apretado el botón rojo de la autodestrucción, sin quererlo ni saberlo, ha sido la propia Inés Arrimadas. Y no está nada claro que ahora ya pueda pararlo.