| 02 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pablo Iglesias y Santiago Abascal.
Pablo Iglesias y Santiago Abascal.

La peligrosa coincidencia de Pablo Iglesias y Abascal que traspasa fronteras

Celebramos el cumpleaños de la ONU con José Manuel García Margallo que avisa de los discursos de VOX y Podemos “que atacan a los organismos internacionales primando la soberanía nacional”.

| Gisela Sebastián España

 

 

Patriotismo, separatismo, populismo o independentismo actúan en España, Bruselas y Naciones Unidas cuyo declive evidencia que no estamos preparados para los "enemigos" del siglo XXI. 

Tazas, peluches, bolis, puzzles, libros, bolsos, llaveros... un paraíso para los fans de las tiendas de los museos. Así es la ShopUN que se visita al finalizar la ruta turística por el edificio de Naciones Unidas en Nueva York. Una tienda de souvenirs en la que fantasean mitómanos de las relaciones internacionales, que los hay, para llevar a casa regalos "de lo que fue y ahora no es". Recuerdos de un pasado en el que se lograron hitos diplomáticos y humanitarios pero que en 2021 se reducen a un museo: se mira pero no se toca.

“La desaparición de organismos internacionales como la ONU sería una catástrofe, volver a la barbarie”



Han pasado 76 años desde que se gestó la mayor organización internacional del mundo. El planeta ha cambiado mucho en este tiempo, la ONU fue diseñada para otro entorno y otros protagonistas muy diferentes a los que hoy amenazan o quiebran la estabilidad y paz mundial.

"Es más moral que efectiva pero su desaparición sería una catástrofe, volver a la barbarie y el enfrentamiento", dice Jose Manuel García Margallo que coincide con el historiador y analista Florentino Portero en el declive y anacronismo de la ONU pero "la volveríamos a crear si desapareciese". Necesita una reforma antes de ser demolida. "No es decadente pero sí difusa, está condenada al fracaso porque es meramente consultiva, o se reforma o muere", sentencia Fernando Cocho, analista de inteligencia y seguridad nacional.

La bandera de la ONU ondea mirando a La Palma en el Parlamento Canario

Naciones Unidas se nos hace vieja. Cada 24 de octubre realiza actos conmemorativos por su aniversario pero no sabemos si soplar velas o comernos directamente el pastel. En España el gesto más trascendente (la foto para el periódico) está en la fachada principal del Parlamento Canario donde la bandera azul con emblema en blanco ondea mirando a La Palma y, según el presidente canario, Gustavo Matos, "subraya la necesidad de reafirmar unos principios en plena vigencia como son la defensa de los derechos humanos, la igualdad entre mujeres y hombres, la dignidad y la libertad, fortaleciendo la cooperación internacional".

La Carta de Naciones Unidas como el cántico del sanchismo es “una declaración de intenciones sin concreción”



Sí, el propósito es bueno, las palabras tan bonitas como volátiles pero ¿y las acciones? "No tiene fuerza para implementar acciones", responde el analista Fernando Cocho. La Carta de las Naciones Unidas se redactó al término de la Segunda Guerra Mundial y ahora el mundo es otro.

"Toda organización es de una época, el mundo del 45 no es el de hoy y por eso la ONU está sufriendo la erosión del tiempo", añade el historiador Florentino Portero. Pues sin utilidad y sin capacidad de ejecución los propósitos del 45 solo sirven para discursos vacíos y fáciles. Como el que realizó el Presidente Sánchez hace un mes allí mismo, en la ONU y que solo perdura en archivos y hemerotecas.

Más efectivo en dejar huella es su exvicepresidente Pablo Iglesias que hizo de estas letanías su sino para captar votos en Vistalegre, en el Congreso y más tarde en Moncloa, donde ya no está aunque parece que se le escucha. Para García Margallo algo que ahora es "el cántico del sanchismo: hacer una declaración de intenciones difíciles de impugnar como la dignidad, la igualdad y la unidad, sin ninguna concreción". Modificar la reforma laboral, abolir la prostitución o derogar la ley mordaza son intenciones de Pedro Sánchez que para el ex ministro de Exteriores convierten al Presidente en un mago que, con sus aliados de gobierno bajo la chistera "se declara socialdemócrata pero lo mismo se podía haber declarado Legionario de Cristo".

Iglesias y Abascal priman la soberanía nacional a la internacional con discursos "de psiquiatra"

Los discursos sobre derechos fundamentales y humanitarios están tan manidos y huecos en España como en el atril de la Asamblea de Naciones Unidas. Pero no por eso dejan de ser necesarios. Como reivindicar la soberanía internacional, denostada por los discursos populistas que utilizan la desunión de los países frente a problemas como el Covid o la energía para atacar a los organismos internacionales. "Hay discursos de la extrema derecha que son de psiquiatra, discursos paralelos a la realidad", añade Florentino Portero. "Todo discurso que cuestione el orden liberal ataca a las organizaciones", apostilla el profesor.

García Margallo va más allá y señala directamente a Podemos y a VOX como pregoneros de una soberanía nacional imperiosa y desafiante, primar lo estatal por encima de lo multilateral. "Pablo Iglesias y Santiago Abascal tienen en sus textos coincidencias en reafirmar la soberanía nacional por encima de la internacional y cuestionan la intromisión de estos organismos". Los discursos de un patriotismo hecho a medida de cada partido que calan y evolucionan más rápido que el postureo de la organización internacional más importante del mundo.