| 27 de Junio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Irene Montero, este jueves en un acto, recibe el saludo de Zapatero.
Irene Montero, este jueves en un acto, recibe el saludo de Zapatero.

Bronca: la filtración de la que los "pata negra" del PSOE acusan a Irene Montero

Fuentes socialistas y de Moncloa sospechan de movimientos del núcleo duro de Igualdad para filtrar el proyecto de la ley del Aborto a medios afines como método de presión. Y hay hartazgo.

| Eloísa Sánchez España

Otra veces a voces en la coalición gubernamental. La reforma de la Ley del Aborto emprendida por el Ministerio de Igualdad está tensando, de nuevo, al Ejecutivo de coalición, donde los pata negra socialistas están hartos de lo que consideran “constantes deslealtades” de las ministras Irene Montero y Ione Belarra, las más cercanas a Pablo Iglesias.

Las sospechas envenenan el interior del Gobierno de Pedro Sánchez a cuenta de la Ley del Aborto que quiere sacar adelante la titular de Igualdad, Irene Montero. Y es que a la ministra de cuota morada se le atribuyen maniobras de presión para que la reforma salga adelante sin debate interno en las filas del Ejecutivo.

En ese sentido, fuentes socialistas y de Moncloa sospechan de movimientos del equipo de Igualdad para filtrar el proyecto a medios afines como método de presión.

 

La ministra de Igualdad, Irene Montero, este martes tras el Consejo de Ministros.

 

En ese sentido, tanto Montero como la ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, se encuentran en el disparadero. Ambas son consideradas como las puntas de lanza del Podemos duro dentro del Gobierno, lo que ha levantado notables suspicacias en el Consejo de Ministros.

Algunos miembros del mismo han trasladado ya su preocupación por el hecho de que Montero y Belarra cometan “constantes deslealtades” en la labor del Gobierno. Uno de los argumentos que exhiben contra ambas es que no sólo ponen palos en la rueda de varios ministros socialistas, sino que actúan como correas de transmisión de las fatwas de Pablo Iglesias. 

“Se trata de un sistema perverso”, explican dichas fuentes, que ahondan en ello: “Iglesias, Belarra y Montero mantienen la ficción de que operan por su cuenta pero en realidad es un engranaje perfectamente engrasado. Iglesias marca el camino desde su ‘podcast’, hace el trabajo sucio atacando a los adversarios de Belarra y Montero dentro del Gobierno o defendiendo a éstas cuando las cosas se complican. Y todo con el apoyo de Jaume Roures y la amnesia de Iglesias, que ya ha olvidado que fue vicepresidente”.

Con esta situación, no extraña que haya, dentro del Ejecutivo, quienes estén más que hartos. La situación, que se encuentra en un ‘impasse’ porque Pedro Sánchez no mueve ficha, ha hecho que no se descarte que haya quien quiera jugar de la misma forma que le atribuyen a los equipos de Belarra y Montero.