| 21 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Pedro Sánchez
Pedro Sánchez

Los socios de Sánchez cuestionan sus formas, pero lo salvarán de nuevo

La coalición "Frankenstein" atraviesa importantes crisis internas, pero el interés común por aferrarse al sillón o sacar rédito del desgobierno garantizarán los apoyos a Sánchez

| Esther Jaén España

Esther_Jaen

Admitiendo que la presente legislatura ha estado plagada de sorpresas desagradables y circunstancias muy difíciles de gestionar, como la pandemia, la erupción del volcán de la isla de La Palma, la crisis económica post pandemia, o la guerra en Ucrania y algunas de sus nefastas consecuencias, como la inflación o el agravamiento de las tensiones energéticas, gobernar con Podemos y sumar entre las dos formaciones 153 escaños (de los 155 iniciales, ha habido una salida de la diputada de Unidas Podemos, Meri Pita, al Grupo Mixto y la inhabilitación del también miembro de UP, Alberto Rodríguez, dejó una vacante en la Cámara Baja que sigue sin cubrirse y todo apunta que no se cubrirá en lo que queda de legislatura) aboca a Pedro Sánchez a vivir peligrosamente cada jornada parlamentaria, como se ha visto en los últimos años, más allá de los acuerdos alcanzados con sus socios más o menos habituales de ERC y Bildu.

Aunque hasta la fecha los ejercicios de funambulismo político al que se ha abonado el Grupo Socialista le han permitido sacar adelante todas y cada una de esas grandes votaciones, el PSOE se asoma al abismo casi semanalmente. 

El próximo “susto o muerte” se está cociendo en plenas vacaciones. En estos días de  descanso estival, el presidente del Gobierno ha dado órdenes a los suyos para que intenten cerrar los acuerdos necesarios para captar todos los votos posibles para dar luz verde al Real Decreto que regula las medidas para ahorrar energía, puesto que en la “vuelta al cole” de Gobierno y oposición está previsto un pleno en el Congreso de los Diputados en el que el Real Decreto tiene que ser convalidado por mayoría simple o decaerá y, con él, todo el plan que el Ejecutivo pretendía exhibir ante la UE, antes de acometer la segunda fase, que está prevista para el mes de septiembre. 

Con las protestas de los Gobiernos de Cataluña y País Vasco, por falta de diálogo y posible invasión de competencias autonómicas, al Ejecutivo se le estaban poniendo de color hormiga los apoyos de ERC, así como el del PNV. Sin embargo, fuentes del PNV aseguran que, pese a todo y al malestar que les generan las “formas” empleadas por el Ejecutivo, cuyos representantes  argumentan una y otra vez que tuvieron poco tiempo para elaborar el Real Decreto y que consideran que las medidas contempladas ya las había avanzado la vicepresidenta Teresa Ribera en su reunión con los portavoces parlamentarios del pasado mes de julio, sin que nadie manifestase oposición alguna, los nacionalistas vascos no van a dejar caer al Gobierno, tampoco en esta ocasión. Los 6 votos del PNV no serán los que dejen al Gobierno Sánchez a los pies de los caballos y sí permitirán aprobar el Real Decreto número 127 elaborado por el Gobierno de Pedro Sánchez, que ha pulverizado el récord de su antecesor, Mariano Rajoy, que aprobó un total de 107 en sus seis años y medio de Gobierno. 

Algo parecido puede suceder con ERC, que decidirá el sentido de su voto la propia semana del 22 y podría incluso abstenerse, si al Gobierno le salen las cuentas y la aritmética parlamentaria le es favorable. No debe contar el PP con que los socios del Gobierno le hagan el “regalo” inesperado de arrojarle una derrota parlamentaria de Pedro Sánchez. Pero sí podrá escuchar una tras otra sus críticas y quejas recurrentes: las formas, las dichosas formas. Los socios parlamentarios siguen exigiendo un trato preferente, pero el Gobierno, ocupado en taponar grietas en la coalición con Unidas Podemos y en convertirse en aliado ejemplar dentro de la UE, así como en hub gasístico y de toda la materia que se le plantee, sigue cometiendo los mismos errores una y otra vez. 

En realidad, en los más de dos años de gobierno que llevan, ironiza un miembro del PNV, “hemos mejorado algo…antes Carmen Calvo nos llamaba el mismo día para dar por hecho que les íbamos a apoyar… pero Félix Bolaños, nos llama el día anterior”. Con todo, el Gobierno puede contar con dejar de nuevo en “susto” lo que pudo ser “muerte”, porque ninguno de sus socios parlamentarios quiere tentar a la suerte y provocar un adelanto electoral, que pueda arrojar un Gobierno de coalición entre PP y Vox. ¡Eso sí que les asusta!