| 18 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Dos niñas participan en la gincana (Servicio de Juventud de Vilassar de Mar)
Dos niñas participan en la gincana (Servicio de Juventud de Vilassar de Mar)

Indignación por la gincana 'porno' infantil organizada en un ayuntamiento de ERC

Los padres de la localidad de Vilassar de Mar, en la provincia de Barcelona, preparan una demanda contra el Consistorio por la actividad que consistía en pruebas sexuales.

| A. J. España

Los padres de algunos menores de la localidad de Vilassar de Mar estudian denunciar al equipo de gobierno del consistorio ante la Fiscalía de Menores después de que la Junta de Gobierno, dirigida por ERC, tras la organización de una gincana que consistía en la realización de diversas pruebas de carácter sexual. 

La prueba nocturna, que tuvo lugar el pasado mes de julio, estaba dirigida a un público comprendido entre los 12 y los 30 años y algunas actividades consistían en colocar preservativos con la boca en palos y plátanos, untarlo con miel y nata y lamerlo; reproducir posturas del Kamasutra o simular penetraciones hasta romper un globo contra el cuerpo de la otra persona.

Según ha desvelado La Vanguardia, fue el "Servicio de Juventud" del Ayuntamiento quien organizó semejantes actividades, y los padres ya se plantean acciones legales pues, además, se han difundido en las redes sociales las imágenes de los menores que participaron en la prueba sin su consentimiento.

De hecho, en el citado periódico ya han dejado constancia de su enfado pues "las chicas se tenían que poner en la pared con el culo en pompa y detrás se tenía que poner un chico, con un globo en medio que tenían que reventar con esta postura", explica una madre. En otras pruebas, de la gincana los pequeños debían modelar penes y vulvas con plastilina, aunque también se trataron temas como el consumo de drogas. "¿Se inyecta o se inhala?", preguntaban. Si fallaban, les echaban agua y harina.

"Se han pasado de la raya" decía una madre. "Lo que han hecho es, en un entorno de confianza, colar algo que no tocaba", añade. De momento, el Ayuntamiento no ha dado explicaciones y  se remite a un documento que prepara su servicio de comunicación.