| 29 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Pedro Sánchez
Pedro Sánchez

Sánchez ataca a la prensa por la sospecha de crisis interna y tira de propaganda

El presidente del Gobierno ha anunciado más gasto público, ha atacado a los medios críticos con el Ejecutivo descartando “crisis internas” y ha defendido el “decretazo” energético

| Andrea Jiménez España

Pedro Sánchez ha interrumpido sus vacaciones en Canarias para acudir a la isla de La Palma que hace 11 meses sufrió uno de las peores erupciones volcánicas de la década. Y lo ha hecho para descartar rotundamente que haya crisis interna en el seno de la coalición entre PSOE y Unidas Podemos a cuenta de las últimas decisiones adoptadas en el Consejo de Ministros. 

De este modo, Sánchez descarta que el Ejecutivo esté fracturado, como indican muchos medios de comunicación, y ha atacado a la prensa por recoger las informaciones de que Moncloa está dividida en estos momentos. Un ataque considerable a la prensa, sobre todo la que es critica con sus políticas, asegurando qué tendrían que dar como “noticiable”.  

“A veces me encuentro en los medios noticias que ni he pensado. Hago un llamamiento a que los medios informen, porque no entra en mis planes hacer ninguna crisis de Gobierno. Entiendo que son noticias para que luego yo diga cosas y que se responda que no es estable mi Gobierno. Estoy muy orgulloso del trabajo de todos y cada uno de mis ministros. Una cosa es informar y otra intoxicar”, ha espetado el presidente del Gobierno, visiblemente molesto, dando lecciones periodísticas y señalando que plantear dudas de la estabilidad del Ejecutivo citando fuentes próximas a su gabinete no es informar.  

Una crítica total a los medios que esta semana también han trasladado las críticas de buena parte de la sociedad al “decretazo” energético aprobado por Moncloa mediante el cual se limita el aire acondicionado a 27 grados y se obligar a apagar los escaparates de las ciudades. Ante este revuelo, Sánchez repite el argumentario que sus ministros llevan semanas repitiendo: esto "no es cosa mía", viene de Bruselas. 

“Las medidas de ahorro energético son parecidas a la respuesta de Europa por la invasión de Putin sobre Ucrania. Por ello aprobamos el plan de ahorro energético que estamos cumpliendo. Estamos siendo solidarios con todos los socios europeos y lo vamos a ser más cuando mejoremos los gasoductos. Somos una potencia mundial en energía eólica por ejemplo. Ahorremos energía, porque así estamos protegiendo a las familias de nuestro país”, ha señalado.

“Tenemos mucho que aportar a Europa gracias a nuestra capacidad de re-gasificación. Olaf Scholz decía que había reforzar la conexión de gas entre España y Europa y llevamos mucho tiempo reclamándolo, incluidas administraciones previas. Es un sueño que nos permitirá esquivar el chantaje de Putin”, ha dicho, faltando a la verdad, ya que en 2019 la propia ministra Teresa Ribera se mostró contraria a construir un gasoducto entre España y Francia para abastecer a Europa diciendo que era “un gasto innecesario”. 

Estamos limitando el precio del gas o el precio por tonelada de CO2. Estamos evitando así el aumento de la inflación. Estamos haciendo que Portugal y España cuenten con un precio mayorista tres veces inferior al del resto de la UE”, ha remarcado al tiempo que ha repetido como un mantra que “vamos a proteger a la clase media trabajadora. Como lideres en ello, somos los que mas invertimos, más de 30.000 millones de euros para amortiguar el conflicto en Ucrania”

“Estamos haciendo un esfuerzo por usar el transporte público: reduce la contaminación, reduce la crisis climática y ayuda a frenar la inflación. Hay que recordar que las medidas de ahorro energético las hemos asumido todos los estados miembros y vienen de Bruselas. Lo he dicho muchas veces. Somos europeístas. Hago un llamamiento a la solidaridad con Europa y los países que sufren el chantaje energético. Es un problema y un desafío para los europeos vivamos en donde vivamos. Debo apartar la lucha partidista”, ha subrayado.

Pausa en sus vacaciones para anunciar más gasto público y subvenciones

Sánchez ha aprovechado su presencia en La Palma para anunciar una serie de “medidas” y aplicaciones de gasto público en Canarias y en el resto del país. En concreto, Sánchez ha anunciado que va a implantar una red de vigilancia de gases tóxicos en la zona de La Palma que “supone una inversión de más de 3 millones de euros por parte del Gobierno y mitigar los efectos nocivos que puedan recibir los palmeros”.

Por otro lado ha asegurado que Canarias “va a recibir un 60% más de recursos públicos que los cinco años restantes”, concretando que la mayor parte de esas inversiones se implantarán en 2023, casualmente el año en el que están previstas las elecciones generales. 

“Ese es el espíritu de acuerdo de la Palma que quiero reivindicar. Con independencia del color político, es muy importante recordar los esfuerzos que hemos hecho las administraciones para reconstruir esta isla y dar respuestas a realidades muy diversas. Esta ha sido un ejemplo de co-gobernanza que me gustaría que otras comunidades hubieses hecho, por ejemplo en la pandemia o con esta guerra de Ucrania”, ha espetado.

“El compromiso del Gobierno de España en La Palma es total: hemos movilizado desde el Ejecutivo 418 millones de euros y no hemos cumplido ni un año desde que empezó la erupción. Se han abonado 25,5 millones de euros por perdida total o parcial de viviendas. Familias que están en proceso de reparar los daños”, ha señalado, al tiempo que ha presumido de que 1.613 trabajadores hayan tenido que acogerse a un ERTE. “Salvaron sus puestos de trabajo”, aseguró Sánchez al tiempo que presumió de que Moncloa inyectó 15 millones de euros de subvenciones “por las plantaciones de plátano de Canarias perdidas y se ha aprobado una inversión de 38 millones de euros para rehacer la carretera de la costa”. 

“El consejo de ministros aprobará la creación de un centro nacional de salud pública para estar más preparados frente a cualquier consecuencia de una enfermedad de gran transmisión como pasó con la pandemia. Un centro con el que reforzaremos el seguimiento y evaluación de medidas de esas enfermedades”, ha terminado anunciando en una rueda de prensa que ha servido para certificar el enfado de Sánchez con la prensa, los tambores de crisis de Gobierno y la incesante capacidad de gasto público que tiene el socialista.