| 22 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
La vicepresidenta Carmen Calvo, este martes tras el Consejo de Ministros.
La vicepresidenta Carmen Calvo, este martes tras el Consejo de Ministros.

Moncloa baja de la nube y se prepara para la nueva embestida de Esquerra y Junts

Palo y zanahoria tras el primer Consejo de Ministros después de las elecciones catalanas. El Gobierno ya asume lo que viene, ofrece mano tendida pero cierra la puerta a otro 1-O.

| J.R.V España

Con los resultados del 14F ya digeridos y los movimientos acelerados de Esquerra para cerrar el paso a Salvador Illa en su camino a la investidura, el Consejo de Ministros se ha reunido este martes por primera vez tras el desenlace de los comicios catalanes.

De la intervención posterior de la vicepresidenta Carmen Calvo y la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, se deduce que Moncloa asume ya la evidencia de que su candidato no alcanzará el Palau y que la nueva mayoría independentista abre la puerta a una posible resurección del procés.

Y esta tesitura, al menos el sector PSOE de la coalición ha optado este martes por la estrategia del palo y la zanahoria. Montero, abogando por la mano tendida y la vía del diálogo al nuevo Govern previsiblemente presidido por Pere Aragonés. Calvo, advirtiendo que Pedro Sánchez no contempla negociar pese a las presiones un referéndum con cobertura legal.

La ministra portavoz ha confiado en que el diálogo con nuevo ejecutivo catalán permita superar la "fractura de convivencia" y en que ese diálogo "sea la base sobre la que se mantengan las relaciones" entre los gobiernos de Madrid y Barcelona. Desde la "lealtad", ha reclamado Montero.

Pero acto seguido, Carmen Calvo,ha reafirmado el rechazo a la celebración de un referéndum sobre la independencia porque no cabe en la Constitución. "Da igual qué porcentaje pueda sacar cualquier partido en cualquiera de las elecciones territoriales en relación a lo que en nuestro país no es constitucional y no es legal", ha sentenciado.

"El referéndum no esta contemplado en la Constitución, nada más y nada menos que para una materia que afecta al artículo 2 y al título octavo entero, para dilucidar la unidad territorial del conjunto del Estado", ha respondido tajante la número dos de Moncloa.

Pero las primeras declaraciones de ERC y Junts van en la dirección que más teme ahora el Gobierno, la de una nueva fase del procés. A juicio de la Generalitat en funciones, Meritxell Budó, "las opciones que apuestan por la solución política al conflicto han salido claramente reforzadas".

Para Budó, con estos resultados "Madrid y Bruselas deben ver que el conflicto catalán no está resuelto, y que hay que afrontarlo desde la negociación política, y esto pasa por la autodeterminación y la amnistía". Moncloa entierra la vía Illa y se prepara para una nueva ofensiva del independentismo.