| 17 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pedro Sánchez y Begoña Gómez, en Doñana en 2018
Pedro Sánchez y Begoña Gómez, en Doñana en 2018

Sánchez se va a la playa pero esconde a qué palacio y cuántos días desaparecerá

El Gobierno baja la persiana sin aclarar siquiera la duración del descanso del presidente, a quien se espera en residencias oficiales en Doñana y las Islas Canarias.

| Andrea Jiménez España

No hay pandemia ni crisis económica que pueda aguar las vacaciones a Sánchez. El presidente ya está de de descanso, pese a dejar una España empantanada con la quinta ola del virus y a las comunidades enfadadas por el trato preferencial a Cataluña y País Vasco

Este año, La Moncloa no ha querido informar del plan vacacional del presidente, ni cuántos días estará fuera de la sede de la Presidencia, ni cuál es el destino. Sin embargo, en las últimas horas fuentes gubernamentales ha deslizado que Sánchez y su esposa recalarán de nuevo  en algunas de las instalaciones de Patrimonio Nacional que ya visitaron el pasado año. 

 La primera parada es Lanzarote. La isla ha reforzado la vigilancia policial ante la llegada del presidente del Ejecutivo y su familia donde disfrutan desde este mismo miércoles de todos los lujos que le proporcionará la finca de La Mareta, un regalo muy monárquico que Sánchez no está dispuesto a despreciar.

Solo el delegado del Gobierno en Canarias, Anselmo Pestana, ha explicado que el presidente de la región, Ángel Víctor Torres, está preparado "encuentos institucionales" que se celebrarán "en los próximos días" con Sánchez, aportando algo de luz sobre las vacaciones presidenciales que han estado envueltas en el más absoluto hermetismo. De hecho, tal y como señala la prensa canaria, ni siquiera se sabe en qué momento llegó Sánchez a su primer destino.

Se cree que fue en torno a las 13.00 horas, aunque no hay certeza de ello, puesto que una furgoneta blanca traspasó las puertas de La Mareta, sin poder afirmar a ciencia cierta que Sánchez y su familia estuvieran en su interior, aún así, tal y como explicó Pestana, estarán en la isla hasta el próximo 11 de agosto,  en una finca cargada de historia monárquica.

Un regalo 'real'

De hecho, la residencia de La Mareta fue regalada por el Rey Hussein de Jordania a Juan Carlos I en 1989, y este la cedió de inmediato a Patrimonio Nacional. Es una moderna casa-palacio diseñada por el artista lanzaroteño César Manrique.

2_la_mareta

El rey Hussein, que nunca llegó a alojarse en la casa, mandó a construir ese complejo en los años 70 sobre una infraestructura en la que se recogía agua. Se trata de una construcción con varias viviendas, jardines, dos piscinas y un lago frente al mar cuyo proyecto es del arquitecto Fernando Higueras y en cuyo diseño participó Manrique. La primera personalidad en estrenar La Mareta fue el excanciller alemán Helmut Kohl, en 1991, con motivo de una  cumbre hispano alemana.

La Familia Real no puede evitar relacionar este privilegiado recinto con un recuerdo de lo más triste. Para recibir el cambio de siglo y de milenio en 2000, toda la familia se trasladó a La Mareta  y el 2 de enero fallecía en ella la madre del Rey Juan Carlos, María de las Mercedes.

la_mareta3

Hasta cinco años más tarde, entre el 26 de diciembre de 2005 y el 1 de enero de 2006, no regresó ningún miembro de la Familia Real a La Mareta. Entonces estuvieron los entonces Príncipes de Asturias, Felipe y Letizia, y su primera hija, la Infanta Leonor, nacida dos meses antes. Y ahí se acabó el contacto con este palacete, inevitablemente maldito para ellos, y al que algunos cronistas del corazón le asignan directamente un gafe. 

Después rumbo a Doñana

Pero su periplo vacacional no termirá ahí porque según ha trascendido, el presidente pasará cinco días en Doñana, de manera que el jefe del Ejecutivo tiene contemplado repartir sus vacaciones entre las Islas Canarias y Andalucía, como ya hizo el año pasado en plena pandemia.

El Palacio de las Marismillas es otro de los lugares de retiro predilectos de Sánchez y allí ha pasado varias temporadas de descanso, eso sí, siempre un 'Gratis total', pero solo para él, porque las vacaciones del presidente siempre le cuestan a las arcas del Estado un buen pellizco.