| 02 de Febrero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Irene Montero
Irene Montero

"Operación blanqueo" en Podemos inspirada en el plan de Iglesias contra Ayuso

Belarra y sus estrategas buscan movilizar a miles de votantes desencantados recuperando el "espantajo fascista" con el que el exvicepresidente fue barrido en las urnas del 4-M.

| Enrique Martínez España

De muerta viviente a resucitada. Este parece el nuevo objetivo de Podemos con la ministra de Igualdad, Irene Montero, tras las polémicas palabras de la diputada de Vox, Carla Toscano, sobre su relación sentimental con Pablo Iglesias, y que han sido el pretexto perfecto para recuperar el discurso de “que viene el fascismo” entre las filas moradas.

Aprovechando el ruido que se ha causado por el incidente del miércoles en el Congreso de los Diputados, Podemos quiere volver a movilizar a los suyos, algo decaídos según las encuestas, y ha programado rápidamente un acto de desagravio a Montero para presentarla como mártir de la causa frente a los ataques de la “violencia política” de la extrema derecha.

 

Para ello, Podemos ha convocado en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Los organizadores quieren retroalimentarse de la polémica generada y cambiar la percepción que la gente tiene de la ministra, de responsable de la chapuza de la ley del sólo sí es sí y la rebaja de condenas a agresores sexuales, a presentar todo como un “montaje de la extrema derecha” para no reconocer su error.

 

 

Esta especie de operación blanqueo para salvar la figura de Montero, que incluso se cuestionaba desde filas socialistas, abarca también la esfera internacional. Pablo Iglesias se ha prodigado en conseguir comentarios a favor de los gobiernos populistas de izquierda aliados de Podemos como el de Argentina o Chile.  

Todo para desviar la atención de las peticiones de dimisión hacia Irene Montero por las deficiencias de la ley del sólo sí es sí, y revertir la situación para presentarla como la “víctima del fascismo”, discurso que esperan que mueva de nuevo al viejo votante desencantado.