| 30 de Noviembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Jordi Cuixart, en el momento en que "ayudó" a una llorosa Ada Colau
Jordi Cuixart, en el momento en que "ayudó" a una llorosa Ada Colau

Ada Colau termina llorando, abucheada y apartada del micrófono por Cuixart

La alcaldesa de Barcelona fue humillada pese a ceder el pregón de las fiestas de Gracia al indultado Cuixart, que le quitó la palabra para repetir que lo volverán a hacer.

| Camilo Novo España

Cuixart aparta a Colau para "salvarla" de los silbidos from ESdiarioTV on Vimeo.

Todas las contradicciones del separatismo en una escena tremenda: Ada Colau abucheada por los propios barceloneses pese a que dio todos los honores a uno de los condenados por el Golpe en Cataluña, Jordi Cuixart, designado pregonero de unas fiestas locales. Y por si fuera poco, un hombre apartando a una mujer en plena intervención pública para "salvarla" de los silbidos.

Todo eso pasó este sábado en Barcelona. Parece casi un chiste o un ingenioso juego de palabras, pero la paradoja de este año en las Fiestas de Gracia de la Ciudad Condal es que Ada Colau ha elegido para dar el pregón de estos populosos festejos a uno de los líderes del golpe de Estado en Cataluña a quien Pedro Sánchez otorgó la medida de gracia junto al resto de los condenados por el 1-O.

Se trata del presidente de Omnium Cultural, Jordi Cuixart, vecino del barrio de Gracia, ha utilizado el balcón para volver a amenazar al Estado de Derecho con volver a imponer la independencia de Cataluña saltándose las leyes.

 

Así, Cuixart ha animado a la ciudadanía a pensar por sí misma cuáles son los motivos que "emplazan a la lucha", y ha pedido recuperar las calles, amén de asegurar que no renunciará "nunca a volverlo a hacer", en referencia al golpe del 1-O.

Ha agradecido el apoyo recibido durante el tiempo en que estuvo encarcelado tras los hechos de otoño de 2017: ha rememorado que jugaba con el presidente de la ANC, Jordi Sánchez, a trazar un mapa del barrio a través de los remitentes de las cartas que le llegaban de Gracia, y ha agradecido los aplausos que le dedicaban los jóvenes de un 'casal' popular cada vez que salía con el coche para volver a la cárcel tras un permiso: "No os podéis imaginar la fuerza que sentíamos toda la familia".

Colau terminó llorando y humillada en el pregón: apartada del micrófono por Cuixart y abucheada por los presentes

El activista ha repasado distintas iniciativas sociales y movimientos culturales del barrio, desde el Sindicat de Llogaters hasta Rebost Solidari, y ha emplazado a consumir cultura y restauración del barrio.

Ha recordado que en ese popular distrito se gestó la campaña 'Volem acollir' y ha criticado que no se abran vías seguras para que los refugiados lleguen a Cataluña. También ha mandado un recuerdo para "los hermanos de luchas fraternales de Afganistán" y ha manifestado su compromiso contra el fanatismo y los intereses de las potencias mundiales.

 Cuixart también ha mencionado la cuestión climática, en un largo discurso que tocó todo los palos habituales en su espectro ideológico y enlaza con la resistencia de una parte del nacionalismo a la ampliación del aeropuerto de El Prat: "El mundo se nos quema ante las narices y el planeta llora, nos dice que se puede terminar la fiesta; vamos tarde, la Tierra se salvará bien toda sola pero no salvará a la humanidad de los propios humanos".

Cuixart "echa" a Colau

Pero la imagen del día, resumen de la tensión interna en el separatismo y sus aledaños, la protagonizó la alcaldesa de Barcelona cuando, pese a la invitación a Cuixart y su defensa habitual de un referéndum pactado, fue abucheada por los presentes durante su intervención, quizá al considerarla insuficientemente separatista y tibia.

En ese momento, se registró una escena que, con otros protagonistas, hubiera suscitado un enorme revuelo: Cuixart salió en su defensa, o eso pareció a tenor de sus palabras posteriores pidiendo respeto para Ada Colau, pero lo hizo apartándola del micrófono de forma clara y con ello negándole la palabra, sin resistencia alguna de la regidora barcelonesa, que al parecer terminó la jornada llorando a lágrima viva por el incidente.