| 30 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
La diputada de Bildu, Merche Aizpurua, se dirige al Hemiciclo desde la tribuna del Congreso.
La diputada de Bildu, Merche Aizpurua, se dirige al Hemiciclo desde la tribuna del Congreso.

Los "tejemanejes" de los diputados salen a la luz y salta la alarma del Congreso

Solamente 7 de los 350 parlamentarios en la Cámara Baja declaran su actividad privada y sus reuniones. El organismo que garantiza la transparencia con los lobbies envía una advertencia.

| Miguel Blasco España

Si el Gobierno no se caracteriza por cumplir los máximos estándares de la transparencia, tampoco el Legislativo está dando ejemplo de buenas prácticas.

El Congreso ha detectado que sólo siete diputados de los 349 que hay actualmente en la Cámara publican sus reuniones con lobbies en la web de la institución pese a que están obligados a hacerlo desde la aprobación, en octubre de 2020, el Código de Conducta de las Cortes Generales. En el Senado la cifra asciende a 17. Por ello la Oficina de Conflicto de Intereses de las Cortes ha recordado a todos los grupos que sus señorías deben hacer pública esa información.

Así consta en el primer informe realizado por la Oficina de Conflicto de Intereses para analizar la aplicación del citado código ético, que también recoge varias llamadas de atención a Vox porque sus 52 diputados optaron por rellenar sus declaraciones de intereses económicos con respuestas tipo que considera no "creíbles".

El documento recoge los datos obtenidos hasta el pasado mes de mayo. En esa fecha aún había un 43% de los diputados (151) que seguía sin publicar su agenda en la web, frente 198 que sí lo hacía. La Cámara cuenta con una aplicación que les permite adjuntar automáticamente a su ficha su agenda parlamentaria y también la puramente política, donde deberían incluir sus citas con grupos de interés.

 

La bancada del PSOE mira a Sánchez en el último Pleno del Congreso.

 

Con el Código ético se creó la declaración de intereses económicos que deben entregar todas sus señorías cuando acceden al escaño. Este documento consta de cuatro apartados, pero cerca de la mitad de los diputados (47%) y hasta el 56% de los senadores dejó alguno de ellos sin respuesta.

El porcentaje de contestaciones roza el 100% en ambas Cámaras en el epígrafe reservado para las actividades desarrolladas en el lustro anterior que puedan condicionar su actividad política o les hayan proporcionado ingresos económicos. Sin embargo, la Oficina ha detectado "problemas prácticos" a la hora de cumplimentar este apartado.

La Oficina plantea una nueva redacción del código ético para dejar claro a los diputados que deben consignar todas sus actividades, aunque consideren que no tienen por qué generar conflicto de intereses, y todas las que les proporcionaron ingresos, incluyendo los derivados de mandatos representativos.

También les insta a concretar el nombre de su empleador y el sector al que pertenecía si trabajaron por cuenta ajena y a ser concretos en sus respuestas sin remitirse a la información que aportan en sus declaraciones de actividades y bienes, como hicieron los 52 de Vox, puesto que esos documentos sólo se refieren a su situación al inicio cuando obtienen el escaño, pero no a la de los cinco años anteriores.

Donaciones y obsequios

La categoría de la declaración de intereses económicos en la que faltan más contestaciones es la referida a las donaciones, obsequios y beneficios no remunerados obtenidos en el lustro anterior a la obtención del acta, incluidos viajes e invitaciones a actividades de ocio, deportivas y culturales que por su valor económico u otra circunstancia puedan ser relevantes a efectos de un eventual conflicto de intereses.

Según el informe, sólo una decena de diputados fueron concretos, aunque en siete casos hacían referencia a herencias (que no hay por qué declarar) o donaciones de sus progenitores. En resumen, sólo 3 de los 349 diputados actuales consigna algo concreto en este epígrafe, con lo que la oficina concluye que el número de operaciones de verdadera donación consignadas ha sido "muy reducido", igual que en el Senado.