| 19 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Imagen de los disturbios en Alcalá de Henares.
Imagen de los disturbios en Alcalá de Henares.

La izquierda calla ante un botellón con 8 policías heridos en un feudo del PSOE

Mónica García, que llegó a acusar a Ayuso en marzo de fomentar el "turismo de borrachera" atrayendo a "hordas de franceses" , guarda silencio ante los graves disturbios ocurridos el domingo.

| C. Novo España

 

Este fin de semana, Alcalá de Henares ha sido protagonista de la actualidad por el lamentable espectáculo que han dado decenas de jóvenes que se han dado cita en el centro del municipio para celebrar un botellón multitudinario sin respetar las mínimas medidas para evitar contagios del coronavirus: ni mascarillas ni distancia de seguridad.

Lo peor de todo es que, cuando la Policía ha acudido al lugar -la Plaza de Cervantes- algunos de los jóvenes han optado por organizar una auténtica batalla campal, con lanzamiento masivo de piedras y botellas a los agentes. El resultado: ocho policías heridos y cuatro chavales detenidos, uno de ellos menor de edad.

 

Ante estos incidentes ha llamado poderosamente la atención del silencio de la izquierda por unos sucesos que han tenido lugar en uno de sus feudos. Al frente del Ayuntamiento de la ciudad complutense está el socialista Javier Rodríguez, cuyo edil, Alberto Blázquez, tiene las competencias en materia de seguridad ciudadana. Una seguridad ciudadana que, este fin de semana, ni ha estado ni se la ha esperado.

El clamoroso silencio de Mónica García

Uno de los silencios más clamorosos, sin duda, ha sido el de la portavoz de Más Madrid en la Asamblea de Madrid, Mónica García, que el pasado mes de febrero acusó a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, de fomentar el "turismo de borrachera" y de atraer a "hordas de franceses" en busca de alcohol en las calles de la capital.

De hecho, García llegó a prometer el pasado mes de marzo que, en caso de ganar las elecciones del 4 de mayo -en la que finalmente, Ayuso barrió a las izquierdas- haría lo posible "acabar con esto de que Madrid sea Magaluf".

El propio PSOE, a través de la entonces vicepresidenta, Carmen Calvo, se sumó al coro de voces que presentaron la capital como una especie de "ciudad sin ley" llena de juerguistas y "tabernarios", con denuncias desde el Gobierno central sobre el supuesto peligro que comportaba recibir turistas franceses.

 

Las masificadas y violentas fiestas de Alcalá, con escaso control sanitario, no han merecido reproche alguno. Se da la circunstancia de que el alcalde de la localidad madrileña es socialista, fue responsable del Comité de Ética del PSOE madrileño y se le considera muy cercano al Pedro Sánchez de los inicios, si bien después se alineó con Patxi López en las Primarias que elevaron al actual presidente al mando total de su partido.

Javier Rodríguez Palacios ya se hizo célebre en toda España por ser incapaz de evitar que unas dependencias municipales albergaran una fiesta pornográfica para despedir a un funcionario que se jubilaba o por quemar una figura de Cervantes para, supuestamente, homenajearlo.