| 25 de Junio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El presunto asesino, Javier Almeida, junto al escenario del crimen de Álex
El presunto asesino, Javier Almeida, junto al escenario del crimen de Álex

La familia del niño de Lardero pide el "ojo por ojo" para el asesino de Álex

El brutal crimen del menor en La Rioja excita un debate nacional por las lagunas del sistema: al menos dos partidos exigen ya explicaciones oficiales a Marlaska.

| Manuel Villa España

"Ojo por ojo, diente por diente". La máxima de la Ley de Talión. Eso es lo que la familia de Álex, el niño de nueve años asesinado en Lardero (La Rioja) por un depredador sexual reincidente con una condena por asesinato ya a sus espaldas, quiere.

Y así lo expresó el tío del chaval, roto por el dolor y en plena conmoción nacional por la naturaleza del crimen y el historial del criminal, en libertad por una cadena de lagunas judiciales y decisiones erróneas que ha elevado al máximo la indignación.

Gonzalo, tío de la madre del menor de edad, hizo esa petición durante una entrevista en La Sexta Noche, roto por el dolor y consciente de la dimensión de sus palabras, un canto a la venganza que, para muchos, es la única forma de hacer Justicia en un país cuyo Gobierno quería abolir la prisión permanente revisable, avalada hace solo unos días por el Tribunal Constitucional.

 

Está "mal decirlo", reconoce, pero no puede evitar el deseo de vendetta. "No hay derecho que un señor con antecedentes, y a quien el Ministerio del Interior, sin terminar de cumplir penas, le haya soltado, haya hecho lo que ha hecho (...) Podría haber sido cualquier crío de esta zona,, un asesino de este calibre no puede estar suelto. Debe estar en la cárcel toda la vida. No se va a reinsertar, va a salir con la reinserción y va a cometer otro crimen", concluye.

Sus palabras añaden carga a una hoguera ya prendida desde que se conocieran, en las últimas 24 horas, varios detalles escandalosos que dan al terrible caso una dimensión política: el asesino, Javier Almeida, había disfrutado de decenas de permisos pese a su historial delictivo, que incluye el asesinato de una mujer y una agresión sexual a otro menor.

El tío de Álex clama contra quienes dieron permiso al asesino y exige que se pudra en la cárcel

E incluso vio recortada su condena por decisión de Instituciones Penitenciarias, en contra de buena parte de la Junta de Tratamiento del centro donde la cumplía, cuyo secretario general, Ángel Luis Ortiz, pasa por ser ser íntimo de su jefe, el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska: suficiente para que al menos dos dirigentes de primera línea de dos partidos distintos, Ana Vázquez del PP e Inés Arrimadas de Cs, hayan exigido ya su comparecencia.

También lo ha hecho la portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, afectada personalmente por su pasado como alcaldesa de Logroño quien, visiblemente emocionada, pidió "desde la serenidad" explicaciones al Gobierno y en concreto al departamento de Marlaska.

 

Pero hay más y la pregunta flota en el aire de Lardero, un pequeño municipio casi anexo a Logroño que se ha visto tomado por policías y periodistas desde que trascendiera el horror: nadie se explica cómo a Almeida le fue tan sencillo ubicarse anónimamente en el barrio, en un casa desde la que oteaba el colegio y el parque. Y nadie entiende cómo se pasaron por alto las denuncias de otros menores que, antes de Álex, fueron asaltados por el delincuente.

"¿Qué le decimos ahora a su hermano?"

Sobre el crimen en sí, pocas novedades, aunque fuentes policiales empiezan a barajar la hipótesis del estrangulamiento como causa de la muerte de Álex, un niño al que su familia describe con conmovedoras palabras. "¿Qué le decimos ahora a su hermanito de seis años, cómo vamos a consolarle ahora?".

 "Es difícil digerir la pérdida de Álex, era un niño alegre, divertido, buena persona, inocente. Se ha marchado con nueve años, pero era un hombrecito. Ha luchado hasta el final. Le ha costado la vida luchar contra un asesino". Las palabras son de Gonzalo, pero parecen pronunciadas por toda España.