| 23 de Noviembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Kike Sarasola en La Sexta Noche
Kike Sarasola en La Sexta Noche

Kike Sarasola ajusta cuentas con los linchadores de Ayuso con un contraataque

El empresario habla por primera vez en La Sexta Noche de la polémica artificial que le montaron tras conocerse que Ayuso pasó su cuarentena en uno de sus hoteles.

| M.V. España

Kike Sarasola vivió una tormenta tras conocerse que Isabel Díaz Ayuso había pasado su cuarentena, al principio de la pandemia, en uno de sus apartahoteles. Sin ninguna prueba, se la acusó a ella de beneficiarse de una prebenda y a él de hacerle un regalo con contraprestaciones.

Todo era falso y la propia Ayuso mostró la factura de su estancia hace una semana, durante una entrevista con Gonzo en el nuevo "Salvados" de La Sexta. Y ello le ha valido al empresario para tomarse cumplida venganza en una entrevista con Iñaki López en La Sexta, en la que habló por primera vez de uno de los capítulos más ruidosos de la campaña sostenida contra la presidenta de la Comunidad de Madrid. 

 

"Toda la gente que nos difamó no rectifica", se defendió Sarasola, para quien Ayuso no hizo nada malo porque "puede hacer con su dinero lo que quiera". "Ella podía haber ido a un apartamento pagado por el Estado y lo pagó de su dinero, ¿qué más quieren?", sentenció dolido por una polémica artificial que le atropelló en un momento muy malo para el sector y, además, contagiado por COVID hasta en dos ocasiones.

Sobre los "hijes"

Ese ánimo de revancha también se percibió en su contundencia en el llamado "lenguaje inclusivo", en esa versión que llevó a Irene Montero a utilizar incluso la expresión "hijos, hijas e hijes".  Sarasola, que se presentó a sí mismo como "activista" LGTBI, lamentó esas expresiones y recordó que "en Francia se han prohibido".

E incluso lamentó que, por oponerse, se desaten cazas de brujas contra todo aquel que se atreva a criticar esa peculiar forma de hablar: "No se me puede maltratar porque diga alguna cosa. Si discrepas en algo, pareces un demonio", concluyó.