| 22 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Alberto Garzón
Alberto Garzón

Garzón se aferra a la silla y ve sus palabras contra la carne como "impecables"

El ministro resta importancia a las diferencias con las ministras socialistas Rodríguez y Alegría y no ve problemas en sus palabras sobre la carne española

| Alejandro Alonso España

El ministro de Consumo, Alberto Garzón ha querido contestar a las críticas vertidas por la oposición y algunos presidentes autonómicos por sus declaraciones en contra de las macrogranjas y la calidad de la carne que allí se produce. "No me arrepiento de nada de lo que he dicho", ha asegurado durante una entrevista en la Cadena Ser.

"Se hizo una bola, se unió gente que está en contra de una parte del Gobierno y pusieron la lucha partidista antes", ha apuntado el ministro. Tampoco se ha mostrado preocupado por las tensiones con la rama socialista del Gobierno. Garzón ha reconocido "diferencias de opinión" y ha afirmado sentirse respaldado por la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.

 

Garzón también se ha pronunciado por las palabras de la portavoz del Ejecutivo, para quien las declaraciones del ministro deben interpretarse como una valoración "a título personal". Lejos de estar de acuerdo, ha insistido en que "es evidente" su postura "en contra de las macrogranjas" y que sus declaraciones a 'The Guardian' "son como ministro de Consumo", ya que habló sobre un asunto sobre el que su departamento tiene competencias.

En cualquier caso, el ministro se ha considerado respaldado por las políticas europeas,  por eso, asegura que no tiene "ningún temor" por el impacto que puedan tener sus declaraciones en el consumo de carne española en el exterior, ya que "todos los países se están encontrando en la misma situación". 

Por último ha querido instar a no esconder los problemas y hacer "política valiente" cargando durante su intervención radiofónica contra las macrogranjas a las que también ha acusado de engordar animales con medicamentos hasta su sacrificio. Garzón ha querido así dar a enteder que no va a dimitir ni le van a echar del ministerio, pese a su año lleno de polémicas.