| 25 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Congreso de los Diputados, Madrid.
Congreso de los Diputados, Madrid.

La política alarga la vida

Las personas que se dedican a la actividad política viven hasta siete años más que los ciudadanos a los representan, según un estudio publicado por la Universidad de Oxford de Reino Unido.

| Manuela Herreros España

Una de las principales críticas que reciben los políticos de la ciudadanía en general hace referencia a los elevados sueldos que perciben. Unos salarios que les permiten vivir con desahogo económico y ahora también vivir más años. Así se desprende de un nuevo estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Oxford, en Reino Unido, que demuestra de forma objetiva que la diferencia va más allá de tener más dinero en el bolsillo.

En las conclusiones del trabajo realizado y que publica el periódico La Razón, han recopilado datos de un total de once países y de un total de 57.500 personas que se dedican a la política profesional. Los científicos han tenido en cuenta el nivel de ingresos de los representantes públicos independientemente de si ejercen como gobierno y oposición, dejando en evidencia que su esperanza de vida es mayor al resto de los mortales.

En el análisis se comparan a los políticos con la ciudadanía en general y su evolución en el tiempo, y aquí destaca que en algunos de los países estudiados la diferencia es la mayor que se ha observado durante los últimos 150 años. Cuando se trata de la esperanza de vida que tiene una persona a los 45 años, hay siete años de ventaja para los que viven de la política respecto a los gobernados, indican.

El valor de esta nueva publicación en la 'Revista Europea de Epidemiología' radica en que es la mayor que se ha llevado a cabo hasta la fecha, con información de once países de altos ingresos. El total de datos se corresponde con 57.561 profesionales de la política, de los cuales 40.637 habían fallecido cuando se puso en marcha el estudio.

En la mayor parte de los países estudiados, los políticos tenían tasas de mortalidad parecidas a las de la población general a finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX. No obstante, a medida que avanza el siglo XX, las diferencias se van haciendo mayores en todos los países, y los políticos van ganando ventaja en cuanto a supervivencia cuando se comparan con el resto de nosotros.

El acceso a mejores tratamientos médicos y otros cuidados que tienen que ver con la salud, incluido el estilo de vida, también puede tener que ver, indican los autores