| 03 de Octubre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Pablo Iglesias y Yolanda Díaz en sus tiempos de plena sintonía.
Pablo Iglesias y Yolanda Díaz en sus tiempos de plena sintonía.

Yolanda Díaz culmina este viernes su "traición" definitiva a Iglesias y Belarra

La vicepresidenta segunda da un paso más en su proyecto político excluyendo a los dirigentes morados. Presenta en sociedad a sus "barones territoriales" para Sumar.

| Miguel Blasco España

Justo un días después de que la cúpula de Unidas Podemos haya filtrado el posible entierro de su marca política, Yolanda Díaz da un paso más para traicionar a Pablo Iglesias y excluir cualquier legado morado de su nuevo protecto político con la vista puesta en las generales de 2023.

Díaz presenta este viernes a los coordinadores de los grupos sectoriales de trabajo de Sumar, la plataforma que impulsa para reconfigurar el espacio a la izquierda del PSOE. El entorno de la vicepresidenta da importancia a este nuevo paso porque son estas las personas que estarán al frente de los equipos de trabajo confeccionados para plantear sus nuevas propuestas políticas.  

Tal y como explicó Díaz, estos nuevos vips de Sumar tendrán la tarea de "articular el diseño de las bases programáticas", que se prevén estén listas para el mes de diciembre en materias como economía, sanidad, educación o justicia.

Pero también en esta fase, Díaz ha excluido a Podemos. Sirva como ejemplo que como su hombre fuerte en el País Vasco, la vicepresidenta ha elegido a Lander Martínez, el exlíder morado purgado por Iglesias por militar en el sector errejonista.

 

Yolanda Díaz mueve ficha de nuevo para poner el último clavo en el "ataúd" de Podemos.

 

Durante estos meses, Díaz ha mantenido ya tres actos de Sumar que ha coprotagonizado con miembros de la sociedad civil, acorde con la filosofía de la plataforma de dar protagonismo al ámbito ciudadano, dejando en un rol secundario a los partidos aunque dejando claro que también son "imprescindibles" para este proyecto.

En la presentación de Sumar el pasado 8 de julio, la vicepresidenta indicó que este proyecto "no va de sopa de siglas ni de partidos" sino de crear un movimiento ciudadano que, de forma colectiva, piense un nuevo país para recuperar la política útil y no caer en la "resignación".

"No me resigno. Doy un paso adelante pero con una condición, que en ese movimiento ciudadano soy una pieza más pero si vosotros queréis yo me sumo", arengó entonces a los seguidores de esta iniciativa.