27 de Enero de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
El Rey a su llegada al acto en Barcelona. Foto: Casa Real

El gesto simbólico del Rey en Barcelona para contestar la ferocidad separatista

Felipe VI ha tenido un gesto con todos los catalanes en su primera visita a Barcelona después del veto impuesto por Moncloa hace tan solo unas semanas.

| A.ndrea Jiménez España

El Rey ha dado una lección de unidad en su primera visita a Barcelona desde 2019, tras el veto impuesto por Moncloa hace tan solo unas semanas que impidió al monarca acudir a la entrega de despachos de los nuevos jueces en la ciudad condal. Y lo hizo desde el primer momento con un gesto simbólico: nada más llegar a la Ciudad Condal, se tocó el corazón con emoción para decirlo todo sin pronunciar palabra.

Luego ya sí habló, y con claridad: "Tenemos la oportunidad de hacer mejor las cosas. Y de hacerlas juntos", ha asegurado Felipe VI, que además ha utilizado el catalán, de forma también muy simbólica, para ofrecer su discurso.

Lo ha hecho en la entrega de premios de la Barcelona New Economy Week (BNEW), organizada por el Consorcio de la Zona Franca de Barcelona (CZFB), que ha presidido junto a Pedro Sánchez. Por su parte, quien no ha estado a la altura ha sido el Gobierno catalán, que no ha mandado a ningún representante al acto, al igual que tampoco ha estado presente la alcaldesa, Ada Colau.

"España se ha labrado merecidamente una imagen internacional asociada, también es verdad, a la competitividad y a la excelencia productiva. Trabajemos juntos por mantenerla, por aumentarla donde sea necesario; demostremos una imagen de unidad que proporcione un entorno estable y beneficioso para las empresas, generando así mayor riqueza y empleo", ha asegurado el monarca.

 Además, ha apostillado que "tenemos la oportunidad de hacer mejor las cosas. Y de hacerlas juntos", ya que, a su juicio, "atravesamos una situación que somete a la economía mundial a un grado elevado de incertidumbre", pero que será superada por un sector empresarial sólido y potente, con una gran proyección internacional y muy capaz de hacer frente a situaciones adversas".

Pero pese a los gestos de Felipe VI, las manifestaciones contra él comenzaron en la tarde de este jueves donde en diversas plazas catalanas se produjeron quemas de fotografías del monarca en una convocatoria auspiciada por la ANC, aunque su seguimiento ha sido reducido.

 

 

Sin embargo, ya por la mañana manifestantes convocados por Òmnium, la ANC, JxCat, ERC y otras entidades y sindicatos secesionistas han formado una cadena humana en los aledaños de la estación de Francia de Barcelona.

Los participantes llevaban banderas independentistas y carteles con el lema 'A Cataluña no tenim rei' (En Cataluña no tenemos rey), así como pancartas en solidaridad con los presos del 1-O, con la intención de "dejar claro que Felipe VI no es bienvenido y que Cataluña no tiene rey".

También Òmnium Cultural ha desplegado una pancarta en un edificio frente a la estación de Francia de Barcelona en la que se puede leer: 'Juan Carlos Primero, Felipe el último', mientras un amplio dispositivo de los Mossos blindaba la zona para evitar disturbios.