| 20 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El Rey Juan Carlos con Sánchez y González en el funeral de Rubalcaba en 2019
El Rey Juan Carlos con Sánchez y González en el funeral de Rubalcaba en 2019

El Rey Juan Carlos esperará dos meses antes de decidir si vuelve a España

Zarzuela gestiona con calma el archivo de todas las causas contra el Emérito, que parece tener claro su futuro cuando se despeje su horizonte judicial.

| Yolanda Lorenzo España

Dos meses. Ése es el plazo que el entorno del Rey Juan Carlos considera que le llevará a la Fiscalía archivar las tres causas abiertas desde hace más de un año contra el exjefe del Estado, instalado en Abu Dabi desde agosto de 2020 tras las presiones de Moncloa, asumidas por Zarzuela, para que saliera de España.

El cierre de los tres casos, por unas supuestas comisiones en el AVE a La Meca; el uso de unas tarjetas black “recargadas” por un primo y la supuesta existencia de grandes cantidades de dinero en un paraíso fiscal; no despejará el futuro de don Juan Carlos, al menos al cortísimo plazo.

Durante esos dos meses, la Fiscalía tiene que razonar el archivo de tres acusaciones que don Juan Carlos siempre ha rechazado, con una frase insistente que repite a sus allegados: “No hay nada”.

Pero además del tiempo que le lleve la redacción de las resoluciones, queda la incógnita de cómo lo hará: si manteniendo con dureza las sospechas pero lamentando que o han prescrito o sucedieron cuando el Rey disponía de inviolabilidad o si, como espera su defensa, anteponiendo el reconocimiento expreso de que no hay pruebas.

 

Por eso se descarta un retorno del Rey inmediato, que ha intentado sin éxito prácticamente desde que se marchó: barajó primero volver el 12 de octubre pasado; después en Navidad y finalmente el pasado verano. Y en todas las ocasiones lo desechó al final, probablemente por decisión de Zarzuela, con quien su equipo sigue en contacto.

Según ha sabido ESdiario en el entorno de Zarzuela y de Moncloa, la opción más verosímil es que, cuando se zanjen definitivamente los asuntos judiciales que le mandaron al “destierro” pese a no tener ninguna acusación formal; don Juan Carlos visite España temporalmente pero no llegue a instalar su residencia fija en el país que reinó.

Es decir, mantendría su domicilio formal en uno de los Emiratos Árabes, si bien pasaría temporadas en España; al principio más cortas y, cuando pase la expectación, quizá más largas. Sí está claro dónde quiere instalarse él, pese a la incomodidad que eso genera en la Casa Real y en Moncloa: en Zarzuela, a la que considera su casa y donde tiene buena parte de sus pertenencias y recuerdos más preciados.

¿A casa de su hermana?

No está claro si eso podrá ocurrir algún día, pero tampoco que vaya a aceptar un destino alternativo “ordenado” por el Gobierno. En el caso de que acepte no “domiciliarse” en Zarzuela, alguna de las propiedades de su hermana Pilar de Borbón, fallecida el 8 de enero de 2020.

Su patrimonio incluye una mansión confortable en la zona de Puerta de Hierro de Madrid, a la que don Juan Carlos acudía muy habitualmente a comer dada su estrecha relación; y una casa veraniega en Calviá, en la capital de las Islas Baleares. A este respecto, la principal duda es si los inmuebles estarían disponibles para el Rey, especialmente en la capital, dado que sus herederos legales podrían haberlas puesto a la venta.

En todo caso, la eventual vuelta de don Juan Carlos genera incomodidad en Moncloa y en Casa Real, aunque nadie opondría resistencia si las causas se cierran. Eso sí, si pese a ello se mantienen de algún modo las acusaciones, ya vacías de consecuencias legales, se esperaría que el Emérito llevara una vida discreta y sin gran exposición pública, algo a lo que él parece dispuesto desde hace tiempo.