| 12 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
La guerra socialista sigue viva en un PSOE que se desangra.
La guerra socialista sigue viva en un PSOE que se desangra.

Pedro Sánchez reaparece en Twitter con una declaración de guerra a la Gestora

Este domingo pasará a la historia del PSOE. El "sí" a la abstención abre un capítulo más de luchas en un partido roto. La disputa no se oculta y el ex secretario general rompe su silencio.

| David Lozano España

Pedro Sánchez ha roto su silencio. Se ha pronunciado en Twitter y ha hablado para enredar. El exsecretario general de los socialistas han publicado un tuit que parece toda una declaración de guerra: "Pronto llegará el momento en que la militancia recupere y reconstruya su PSOE. Un PSOE autónomo, alejado del PP, donde la base decida. Fuerza". 

 

Ha sido la culminación de una agitada mañana en la calle Ferraz y que tiene su continuación a lo largo de la tarde. Los corrillos internos, con una Susana Díaz muy activa con los periodistas, se han sucedido en la sede socialista pero la noticia estaba en la calle. 

Dentro la cosa no iba por el camino de la unidad. 139 a favor de la abstención, 96 en contra de esa abstención y partidarios del "no es no" a Mariano Rajoy dejan una profunda herida abierta en el seno del PSOE. Los números hablan por si solos pero los dirigentes también han querido hablar. El verdadero espectáculo de ruptura se ha visto a la conclusión del Comité Federal donde los partidarios de una u otra opción no han ahorrado críticas y puyas en forma de indirectas mientras el presidente de la Gestora, Javier Fernández, se disponía a atender a los periodistas. 

El ex presidente manchego José María Barreda ha abierto la caja de las hostilidades contra Pedro Sánchez: "este sí ha sido un buen Comité Federal, con un debate de altura... ojalá se hubiese hecho antes". Barreda no ocultaba su satisfacción por el resultado de la votación. Marcelino Iglesias se pronunciaba en similares términos. Los vencedores de este domingo hablaban entre ellos pero pocos de ellos lo hacían a los medios de comunicación en los conocidos "canutazos". Quizá por respeto a lo que diría oficialmente Fernández y tal vez por la incómoda situación de atender a los periodistas en la calle mientras algunos militantes seguían increpando con gritos contra la dirección del PSOE y "no es no".

Pepe Blanco también lanzaba un mensaje indirecto a Sánchez ensalzando el, ahora sí, "gran nivel del debate socialista de este domingo".

Curiosa la postura de Antonio Hernando. El portavoz parlamentario del PSOE en el Congreso se ha ausentado de la reunión del Comité Federal alrededor de las 12.30 horas, sin poder votar, ya que tenía que ser padrino en la boda de su hermano. Al menos eso indican fuentes de su entorno que además aclaran que habría votado a favor de la abstención del partido en la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno. ¿Otro rejonazo a Sánchez?

El bando perdedor, casi respondiendo también a una directriz, ha enarbolado la bandera de la "indisciplina de voto". Este sector socialista sí buscaba con avidez los micrófonos de los periodistas. Este era el caso de Josep Borrell, en una especie ya de postulado como candidato a las primarias socialistas, que pedía "voto de conciencia" a los diputados en el Congreso en la sesión de investidura. En esta nómina de ilustres "ex" también dejaba su impronta en forma de "no" el ex ministro de Justicia con José Luis Rodríguez Zapatero, Juan Fernando López Aguilar

Pero sin duda quien más ha trasladado esa fractura del PSOE a la ciudadanía ha sido César Luena. Con un preparado discurso, con una escenografía que le ha llevado incluso a rozar las lágrimas, Luena ha dicho estar "muy triste" por el resultado del Comité y ha descrito como "fractura" la situación de su partido. Todos los contrarios a la abstención, los mencionados más otros y representantes de corrientes como Izquierda Socialista, han repetido hasta la saciedad la misma consigna: "no se ha escuchado a la militancia". Algo que parece no van a perdonar. 

Por último, en este desfile de declaraciones de los descontentos, los barones autonómicos como Miquel Iceta o Francina Armengol ya han deslizado que no respetarán la disciplina de voto. El Congreso, por tanto, será el siguiente escenario en el que se se vivirá otro nuevo desencuentro socialista, la guerra del PSOE trasladada en esta ocasión a los escaños.