26 de Julio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Francisco Nicolás Gómez Iglesias
Francisco Nicolás Gómez Iglesias

El juez hace un retrato demoledor del Pequeño Nicolás tras condenarle a prisión

La Audiencia Provincial de Madrid le condena a 3 años de cárcel por hacerse pasar por un emisario del Rey en Galicia hace siete años.

| A. Jiménez España

Francisco Nicolás Gómez Iglesias, más conocido como 'El Pequeño Nicolás', ha sido condenado a tres años de cárcel por fingir que era un enlace entre Gobierno y Casa Real durante el viaje que hizo a Ribadeo en 2014 para reunirse con el presidente de ALSA, Jorge Cosmen. 

La Audiencia Provincial de Madrid le condena a 9 meses de cárcel por usurpación de funciones públicas y se le han aplicado otros 2 años y 3 meses de prisión por cohecho activo, aunque se le ha reducido la pena solicitada por los fiscales porque según el juez sufría un condicionamiento en la percepción de la realidad.

 De hecho, en la sentencia se hace un dibujo demoledor de la personalidad del 'Pequeño Nicolás'. "Padece un trastorno de la personalidad con características narcisistas y de rasgos inmaduros, así como un trastorno adaptativo con sintomatología ansioso depresiva, situación que le condicionaba la percepción de la realidad, limitando levemente sus facultades cognitivas", asegura el texto.

Durante el juicio, Gómez Iglesias sostuvo que su objetivo no era fingir que era una autoridad oficial, sino aparentar que era "una persona importante" para impresionar al presidente de ALSA. "Quería tirarme el pisto", dijo. Mientras, Jorge Cosmen, que declaró como testigo en el juicio, refutó la versión del joven. "Me llamó para decirme que vendría alguien muy importante de Casa Real", señaló.

Condenado por falsificar el DNI

 Además, no es esta la única condena de prisión que acumula el 'Pequeño Nicolas', sino que el pasado mes de junio, fue sentenciado por la Audiencia Nacional a un año y nueve meses de prisión por falsificar su DNI para que un amigo se hiciera pasar por él y realizar así la selectividad en su nombre.

El escándalo también supuso una sentencia para su amigo Manuel, de un año de prisión y una multa de seis meses con cuota diaria de diez euros como cooperador necesario del delito, además de para la funcionaria policial que falsificó el documento, que fue condenada a nueve meses de multa a razón de diez euros por día como autora de un delito de falsedad en documento oficial cometido por funcionario público por imprudencia grave.