| 07 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
La diputada de la CUP, Mireia Vehí
La diputada de la CUP, Mireia Vehí

El ‘porno feminista y no patriarcal' cuestión de Estado en el Congreso

La CUP marca "prioridades" e insta al PSOE a “invertir y financiar el porno feminista y no criminalizar la industria del porno porque no todo el porno es patriarcal”

| E. M. España

El debate en el Congreso de los Diputados sobre la toma en consideración de la propuesta del PSOE para abolir la prostitución dejó muchas reflexiones memorables más allá de la pura cuestión a debate. Uno de estos asuntos lo sacó a la palestra la diputada de CUP, Mireia Vehí, que convirtió el porno en una cuestión de Estado e hizo una defensa de la pornografía, eso sí, que sea “porno feminista”.

En unos tiempos en los que algunos partidos añaden la coletilla ‘feminista’ a cualquier iniciativa que realizan, la formación antisistema e independentista catalana no iba a ser menos y la aplicó hasta a la industria del cine para adultos, que trajo a colación durante el debate sobre la prostitución ya que algunos alertan de que la propuesta del PSOE quiere prohibir el porno.

La parlamentaria Mireia Vehí instó en su intervención a “invertir en porno feminista, y no criminalizar la industria del porno porque no todo el porno es patriarcal”. Es decir, porno sí, pero con perspectiva de género. “Se puede reír”, siguió la diputada de la CUP, ya que su comentario despertó alguna sonrisa en el hemiciclo.

¿Y cómo hacer porno feminista? La parlamentaria de la CUP propuso “financiar la industria del porno para que se haga porno feminista” y se mostró en contra de censurar el porno: “a ver si alguien piensa que censurando el porno la gente va a dejar de verlo”.

La CUP por cierto votó en contra de la propuesta del PSOE para abolir la prostitución y la calificó de calificó de “un absurdo conservador”, al considerarla “una salida autoritaria a una cuestión mucho más compleja”.