| 24 de Noviembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Pedro Sánchez
Pedro Sánchez

Sánchez condena a España a vivir la Semana Santa más cara de la historia

Los datos de inflación en máximos ha hecho que los precios de la compra, carburantes y servicios se hayan disparado, algo que podría afectar gravemente al consumo

| Miguel Centeno España

El auge de precios de este último mes representado en el 7,6% de inflación registrada en marzo supone el mayor incremento en los últimos 35 años. A ello se le suma que el precio de los carburantes sigue disparado, dejando en máximos históricos los carteles de precios de las gasolineras. De media, el precio por litro de gasolina ha subido un 40%, dejando una media de 1,81 euros por litro. 

Y el diesel está aún más caro que la gasolina: hoy cuesta un 45% más llenar el depósito de este tipo de carburante debido en buena medida a la escasa oferta. Y es que ante esta situación, el Gobierno se ha negado a bajar los impuestos relacionados con los hidrocarburos. De hecho solo ha adoptado la medida estrella del Ejecutivo en esta legislatura: la subvención. 

El pasado 1 de abril, el Gobierno descontaba 20 céntimos por litro el precio que aparecía en los surtidores de las gasolineras españolas, pero esto no ha devuelto los precios a la normalidad. La inflación continua desbocada y, en estas fechas de Semana Santa, muchos conductores tendrán que sufrirla de forma desmedida. 

Y es que según datos de la propia Dirección General de Tráfico, entre el 8 y el 18 de abril se prevén 14,6 millones de desplazamientos de largo recorrido en el país, un 2,10% menos que en la Semana Santa de 2019. Y eso que en estos festivos se han reducido de forma considerable las medidas sanitarias por la pandemia de coronavirus. 

Una Semana Santa que, después de dos años, podría vivirse de forma muy parecida que antes de la pandemia. Pero muchas personas podrían decidir quedarse en casa, ya que desplazarse en coche se ha convertido prácticamente en un lujo. Y es que llenar el tanque de combustible de un coche, de una media de 55 litros de gasolina, cuesta un os 88 euros, 16 euros más que en el mismo periodo del año 2021.

Unos precios que también son entre 14 y 16 euros más caros que antes de la pandemia, en la Semana Santa de 2019. Un auge que afecta muchísimo más al gasóleo, que se incrementa hasta superar los 90 euros de media por tanque de combustible, lo que supone unos 25 euros más que que en los mismos periodos de 2021 y 2019. 

La cesta de la compra en Semana Santa más cara de los últimos años

Esta subida de precios afecta especialmente a los supermercados: la lista de la compra se ha incrementado en un 10% desde hace un año, según el último informe de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) y, si la tendencia al alza sigue así, en 2022 podría incrementarse en 500 euros los precios de los alimentos básicos.

La OCU advierte de que ese incremento, cifrado en un 9,4% en la lista de la compra se aplica a un 84% de los productos (131), siendo solo un 16%, unos 25 precios, los que han bajado en las estanterías de los supermercados. Según la OCU, los bienes que mas han incrementado su valor han sido el aceite de oliva suave de marca blanca (53,6%), el aceite de girasol de marca blanca (49,3%), y la botella de lavavajillas (49,1%). 

A todo ello hay que sumarle el incremento de las tarifas de la luz, un 80,5% más con respecto a 2021, con una media de unos 200 euros el megavatio hora en la última semana de marzo. Es menos con respecto a principios de año, pero sigue siendo más del triple si lo comparamos con los datos del año pasado.