14 de Julio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
A Pablo Iglesias un juez de la AN le ha cerrado la puerta del "caso Villarejo".
A Pablo Iglesias un juez de la AN le ha cerrado la puerta del "caso Villarejo".

El juez encadena su segundo varapalo a Iglesias con otro tirón de orejas

El magistrado que investiga en la Audiencia Nacional el "caso Dina" ha vuelto a emitir un auto muy claro con el vicepresidente y con un ultimatum a la exasesora que le encubre.

| J.R.V España

El veterano magistrado de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, ha enfilado a Pablo Iglesias en la pieza Dina del caso Villarejo y ha encadenado este viernes su segundo auto con un varapalo jurídico al vicepresidente del Gobierno.

Tras expulsarle de la causa al retirarle su condición de perjudicado, el juez ordena ahora a su exasesora, Dina Bousselhamm, que deje de compartir abogado con el líder de Podemos. Y le vuelve a situar en el turbio episodio del robo del teléfono de su antigua asesora.

García Castellón ha requerido a Bousselham que designe un abogado de su confianza para que la represente en la denominada pieza Dina ante el conflicto de intereses por compartir letrado con Iglesias.

En un auto, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 explica que su obligación es garantizar la efectividad de los derechos de quienes acuden al proceso y, en este caso concreto, garantizar la pretensión de Dina Bousselham en su legítimo derecho a ejercer la acción penal y esclarecer el delito.

Asimismo, el magistrado avisa de que en el caso de que Bousselham no nombre un nuevo abogado, procederá a la designación de uno de oficio. Esta misma semana, García Castellón rechazó el recurso de reforma presentado por Iglesias contra su decisión de retirarle la condición de perjudicado en esta pieza.

El magistrado, en un nuevo auto, asegura que las distintas versiones contradictorias de la empleada del líder de Podemos -y el hecho de compartir el mismo abogado con su antiguo jefe- demuestran que la supuesta víctima del robo "sostiene un equilibrio incompatible, entre seguir adelante con la causa y evitar que la misma se dirija contra el señor Iglesias".

 

Dina Bouselhamm, Iglesias y Teresa Rodríguez en una fotografía junto al exprimer ministro de Grecia, Alexis Tsipras.

 

"El Ministerio Público pone el foco de atención en las diferentes versiones de Dina Bousselham, en ocasiones contradictorias, y trata de inferir de ello una voluntad exculpatoria tácita respecto del señor Iglesias.

Así las cosas, es necesario garantizar la pretensión de Bousselham en su legítimo derecho a ejercer la acción penal y esclarecer el delito, frente a una representación empeñada en limitar esta actuación", señala el magistrado para retirarle la tutela del abogado que le representa y que compartía hasta ahora con el líder de Podemos.

"Debe recordarse que fue la señora Bousselham quien puso en marcha la actividad judicial, desde el mismo momento que presentó su primera denuncia, de la única manera que le es posible; personándose en la causa e impulsándola conforme a los instrumentos que le ofrece el legislador", explica García Castellón para justicar sus últimas diligencias investigadoras.

En sus dos últimos autos, el juez ha insinuado que Iglesias pudo cometer un delito de revelación de secretos y otro de daños informáticos. Y es que tras los interrogatorios, se ha demostrado que la declaración del líder morado ocultó que durante meses quedó en su poder la tarjeta del móvil de Bousselham y se la devolvió totalmente destruida. De hecho, el magistrado decidió este miércoles enviar a Reino Unido una comisión rogatoria para indagar en esta destrucción.