14 de Junio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
La Princesa Leonor.
La Princesa Leonor.

Un exprofesor español del colegio de Leonor cuenta lo duros que serán con ella

Nadie regalará nada a la Princesa. Las pruebas de acceso han sido el aperitivo. En Gales le espera un sistema educativo muy exigente con exámenes elaborados con profesores de todo el mundo.

| L. Moro España

Los temidos exámenes lo son más en los Colegios del Mundo Unido (UWC), en cuyo centro de Gales estudiará el Bachillerato la Princesa Leonor el próximo curso. 

El profesor de Ética y Filosofía en la Universidad Europea Miguel de Cervantes de Valladolid Miguel Ángel Quintana Paz, un conocido tuitero además, ha contado detalles del exigente modelo educativo en el que se embarcará la heredera.

Quintana trabajó tres años para los UWC, como parte del equipo de profesores del mundo que elaboraba los exámenes a los que se sometían los alumnos en la asignatura de Filosofía. Lo cual ya de por sí es una enorme diferencia respecto al sistema educativo español. 

"Aquí es siempre el mismo profesor que imparte la materia quien idea las pruebas con las que la evaluará; y también es él quien las corrige. Todo queda en casa. La única excepción es la famosa EBAU, antigua Selectividad", narra en The Objective.

Sin embargo, en Gales evaluarán a la primogénita de Felipe VI "siempre profesores que no la conozcan, y que pueden provenir de cualquier parte del mundo: Tokio, Montevideo, Salamanca o Carabanchel. Y, además, las preguntas del examen tampoco habrán sido elegidas por sus docentes en Gales. Todo un reto para ellos, pues de algún modo así son examinados año tras año también".

 

La filosofía de estos centros académicos, que ya de entrada ponen a sus aspirantes unas complicadas pruebas de acceso, es "someter a cada alumno a un reto", explica el profesor universitario. "El reto de pensar por sí mismo sobre un problema, filosófico en nuestro caso, al cual el alumno tenía que dar una respuesta que demostrase dos cosas: que sabía de ese asunto, sí, pero también que era capaz de pensar por sí mismo dentro de él".

Nada que ver, sostiene Quintana, con el modelo español, donde después de 10 años de enseñanza obligatoria muchos alumnos salen habiendo hecho como que aprenden cosas con profesores que hacen como que enseñan, pero sin ser verdad.

La Princesa Leonor deberá "argumentar con coherencia sobre diversos campos", ser capaz de "leer libros básicos sobre todos ellos" y "manejarse ante problemas nuevos que se les presenten". Esos serán sus retos.