| 28 de Junio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El presidente del Poder Judicial, Carlos Lesmes, y la ministra de Justicia, Pilar Llop.
El presidente del Poder Judicial, Carlos Lesmes, y la ministra de Justicia, Pilar Llop.

El Supremo agonizante da la voz alarma por el 155 de PSOE y Podemos: "Al límite"

El Alto Tribunal está literalmente colapsado y empantanado tras el decretazo de Sánchez que le prohibe hacer nombramientos para cubrir vacantes. Y ya peligra su funcionamiento normal.

| J.R.V España

Lo advirtieron cuando el Gobierno decidió asaltar el Consejo General del Poder Judicial, ante su incapacidad para renovarlo, y volvieron a lanzar un aviso cuando La Moncloa lanzó su decretazo para prohibir al Poder Judicial en funciones realizar nombramientos para cubrir las vacantes que se van produciendo.

Y ahora, llueve sobre mojado, los magistrados dan su agónica voz de alarma: el funcionamiento del Tribunal Supremo -y su imprescindible labor de revisión y casación de miles de sentencias cada año- peligra: está literalmente "al límite" y "al borde del colapso".

La Sala de Gobierno del Alto Tribunal ha aprobado la propuesta del presidente de la Sala Tercera -de lo Contencioso-Administrativo-, César Tolosa, para reorganizar sus secciones ante las vacantes existentes por la imposibilidad del CGPJ de hacer nombramientos discrecionales estando en funciones.

 

En una nota emitida por el Supremo, los magistrados denuncian que la Sala de Gobierno ha constatado "la situación límite" de esa Sala Tercera, que a partir de abril afrontará las jubilaciones de los magistrados Rafael Fernández Valverde y Segundo Menénedez.

Esto provocará que sólo cuente con 25 magistrados, incluyendo a Tolosa, lo que supone el mínimo legal para constituir las cinco secciones que componen la Sala, ya que cada una debe tener un mínimo de cinco magistrados.

La propuesta de Tolosa pasa por reforzar las dos secciones que tras las jubilaciones quedarán con sólo cuatro miembros, la Segunda y la Quinta. Así, se verá obligado a transferir un magistrado a cada una desde las salas que cuentan con seis (la Tercera y la Cuarta).