| 08 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pedro Sánchez
Pedro Sánchez

Sánchez hará de la necesidad virtud en Andalucía

| Esther Jaén España

B0C7C418-BA41-4A49-AF8D-CB04BE1A54BC

Por primera vez en lo que va de legislatura Pedro Sánchez ve en peligro la hegemonía del bloque de la izquierda y lo que eso supone: el probable final de su cargo como presidente del Gobierno. Sin embargo, según aseguran fuentes socialistas, aun admitiendo que la suma PP+Vox está ahora mismo por delante de casi cualquier opción que pudiera considerarse dentro de la aritmética parlamentaria y que permitiera renovar al PSOE y a Sánchez la presidencia del Gobierno “el presidente es el que ve más clara la estrategia para reconducir la situación, que coincide con nuestro momento más bajo de la legislatura”.

Sánchez cree que el PSOE puede recuperar puestos perdidos, pero para ello tiene que lograr poner a su favor los elementos resultantes de los comicios que vienen. En primer lugar, lo que tiene en la cabeza Sánchez, o lo que dicen sus correligionarios, pasa por hacer de la necesidad virtud y utilizar el escenario andaluz como referente.

Pero también parte de la convicción de que el candidato del PP, Juanma Moreno, no va a obtener la mayoría suficiente para gobernar en solitario, digan lo que digan las encuestas. Si Sánchez y los suyos no se equivocan y se produce esa victoria “en precario” es decir, con un resultado que obligue a Moreno a contar con Vox para ser investido presidente, en la dirección del PSOE barajan la opción de que su candidato realice una oferta relámpago de acuerdo al PP, para evitar “que el gobierno de la Junta de Andalucía caiga en manos de la ultraderecha de Vox”.

 

En Ferraz señalan que esta oferta, lejos de ser una trampa, sería real, además de creíble, “porque no es la primera vez que (Juan) Espadas (candidato socialista) le tiende la mano, como hizo con los presupuestos andaluces y por la propia trayectoria moderada de Espadas”. Convencidas como están estas mismas fuentes de que Moreno no repetirá elecciones, tal como ha dejado entrever, en caso de que no obtenga una mayoría, y en todo caso, haga lo que haga, tendrá que suscribir un gobierno de coalición con Vox, desde la cúpula del PSOE dibujan un escenario andaluz que puede ser motivo de movilización para la izquierda desmovilizada.

El mensaje, una vez más, es “¡Que viene Vox!” y, aunque no parece que hiciera mucha mella en la campaña de Castilla y León, donde Vox no sólo “vino”, sino que está integrada en el gobierno y los deslices de su vicepresidente, Juan García Gallardo se convierten en munición para la izquierda, en la dirección del PSOE creen que el caso andaluz puede hacer “mucho más daño” a las expectativas electorales de Alberto Núñez Feijoo, porque, según una de las fuentes consultadas “Juanma Moreno se parece mucho más a Feijoo que Mañueco y su situación se asimila a la del propio Feijoo, puesto que el PP andaluz es ahora mismo el que, con lo gallegos, mandan en el PP nacional”.

Los socialistas, salvo sorpresa inesperada, creen que su candidato, Juan Espadas, puede ayudar -incluso desde la oposición- al proyecto de Sánchez para recuperar la intención de voto perdida, así sea por rechazo a lo que pueden ver en Andalucía.

 

La segunda arma electoral del PSOE, aseguran desde su cúpula, vendrá en mayo de 2023, donde los socialistas tienen un importante músculo electoral y un gran poder local. Así Sánchez planea apoyarse también en el poder municipal para recuperar apoyos perdidos a solo unos meses de sus propios comicios: las elecciones generales.

Antes, sin embargo, Sánchez tiene en mente su tercera y última bala: la presidencia europea de la UE, donde, el presidente del Gobierno cuenta con la complicidad de buena parte de los representantes de las instituciones de la UE y en la que planea mostrarse como el perfecto anfitrión. Las tres grandes balas que puede disparar Sánchez están sobre la mesa, pero parten de la base de usar una derrota en su propio beneficio, se trata de hacer de la necesidad virtud: así empezó su legislatura, al tener que pactar con Podemos y así planea acabarla.