| 26 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Pedro Sánchez con Félix Bolaños.
Pedro Sánchez con Félix Bolaños.

Sánchez lanza sus peones con la táctica de Tezanos para "despertar" socialistas

Mientras descansa en La Mareta, dos de sus ministros más próximos han comenzado a expandir la nueva estrategia de La Moncloa. La orden es: ni en agosto tregua para Feijóo.

| Javier Ruiz de Vergara España

Pedro Sánchez se ha ido a reflexionar a La Mareta pero ha dejado deberes al PSOE y varios ministros del ala socialista: hacer ruido, arrinconar a Alberto Núñez Feijóo, no dejar un día vacío de ataques al PP por su presunta radicalidad, y movilizar en playas y montes hasta el último votante socialista desencantado, desmovilizado y espantado con la gestión de su líder.

Ya está claro estos días que el 'general Sánchez' no quiere tregua ni en pleno agosto vacacional y ha ordenado batalla a sus peones

 

"Movilizar, movilizar y movilizar" es el nuevo mantra de Moncloa y la pista que ya llega desde el Ala Oeste para la vuelta de las vacaciones veraniegas. Y azuzar la estrategia conspiranoica de los "poderes fácticos" en la que Sánchez ya despuntó en el Debate de la Nación y en su balance del semestre ante los periodistas, cuando aseteó a "Galán y Botín".

 

 

El gurú sociólogico de Sánchez, José Félix Tezanos, da una pista de la táctica desplegada en el último editorial de la revista Temas, la biblia de los socialistas de toda la vida, los votantes que nunca dudaron el sentido de su papeleta pero que en Andalucía se quedaron en casa antes que votar a Juan Espadas, el elegido por Sánchez para frenar a PP.

 

El también presidente del CIS advierte a los socialistas que tras las elecciones andaluzas el electorado de Feijóo está muy movilizado mientras que en el Sánchez están haciendo mella las "campañas de agresión y descalificación" que achaca a esos mismos "poderes fácticos", y que llevan a parte de sus potenciales votantes a situarse "en un punto de arranque preelectoral un tanto distanciado o incluso pasivo".

Así lo expone Tezanos en un artículo titulado Encrucijada político-preelectoral publicado en la edición de Temas publicada en pleno agosto, y en el que sostiene que, a año y medio de las elecciones generales, el panorama es "complejo y abierto" y "aún no permite aventurar, con un mínimo de seguridad, cómo se orientará la vida política y social española" tras esos comicios.

Ministros al ataque... contra Feijóo

El futuro electoral pasa también por lo que le pase a "los espacios políticos a la izquierda del PSOE. Sin nombrar expresamente el 'Sumar' de Yolanda Díaz, el presidente del CIS señala que "la complejidad sociológica y política" de ese sector "va a tener no pocas dificultades teóricas y prácticas para lograr las sumas efectivas de votos y escaños que faciliten alcanzar representaciones parlamentarias más acordes con el peso que determinadas ideas y criterios tienen en el conjunto de la sociedad española".

 

Feijóo recoge muestras de calor y simpatía ciudadana allá por donde pasa. Lo contrario que Sánchez.

 

Visto que la desbandada de votantes no se recupera ni con guiños populistas ni con el lema demagógico de que "paguen los ricos", Moncloa ha movilizado a varios ministros en esta semana canicular a recordar el antiguo lema de ¡Que viene la derecha!.

El último, el ministro de Presidencia Félix Bolaños. Que acaba de situar al PP en un "extremismo verbal impropio" de su trayectoria, algo que achaca a la polarización de la política, y sostiene que el "no a todo" es más "perjudicial" para el funcionamiento de la democracia que la fragmentación política. Curiosamente, Bolaños se expande también este agosto en la revista Temas y en un acto este mismo martes.

Pero en estas últimas horas tampoco se ha quedado atrás en mostrar las nuevas instrucciones de Moncloa la portavoz del Consejo de Ministros, Isabel Rodríguez, en teoría un perfil institucional del Gobierno a resguardo de las puñaladas partidistas callejeras. "El Partido Popular es un partido en rebeldía que se niega a cumplir la ley y eso desacredita al señor Feijóo. Hasta que el PP no cumpla la Constitución no puede presumir de ser un partido de Estado".

Curiosamente, a la ofensiva coordinada contra los populares se ha sumado también el recien nombrado director de Comunicación del PSOE:

Ya está claro que el general Sánchez no quiere tregua ni en pleno agosto vacacional.