04 de Mayo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Illa y el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco.

Sánchez frena a Castilla y León en el Supremo mientras "desjudicializa" Cataluña

La decisión del Alto Tribunal de suspender cautelarmente el toque de queda decretado por la Junta a instancias del Gobierno es una victoria póstuma, y pírrica, de Illa como ministro.

| J.R.V España

Lo adelantó ESdiario el pasado 21 de enero y este martes ha llegado la confirmación oficial. El exministro de Sanidad, Salvador Illa, se acaba de anotar un postrero y pírrico éxito contra las comunidades autónomas que se rebelaron en su día contra la pasividad y los vaivenes de su gestión  frente al coronavirus.

El Tribunal Supremo ha tumbado de forma cautelar el toque de queda a las 20.00 horas de la tarde decretado por el Gobierno de Castilla y León presidido por Alfonso Fernández Mañueco, y permite que desde este mismo martes los habitantes de esa Comunidad puedan estar en la calle hasta las 22.00, tal como contempla el decreto del estado de alarma aprobado en su día por el Consejo de Ministros.

Llama la atención que justo ahora cuando Salvador Illa, reconvertido en aspirante a la Generalitat, lleva semanas reclamando la "desjudicialización" del "conflicto" catalán, argumentando que la política no se dirime en los tribunales, la decisión difundida por el Alto Tribunal derive de un recurso planteado por el propio candidato del PSC en su etapa al frente de la pandemia.

Illa, como máximo responsable de la estrategia contra el Covid, solamente ha actuado contra dos gobiernos regionales desde que en marzo del pasado año se desató la crisis del Covid. Ambos del PP: el citado de Castilla y León; y el de la Comunidad de Madrid, donde el Gobierno de Pedro Sánchez decretó el estado de alarma contra el criterio de Isabel Díaz Ayuso tras tumbar las restricciones previas del Ejecutivo el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

La resolución de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Supremo difundida ahora no entra en el fondo del asunto y se pronuncia únicamente sobre las medidas cautelares solicitadas por la Abogacía del Estado contra el toque de queda a las 20.00 decretado hace un mes.

El Gobierno recurrió la decisión del Consejo de Gobierno presidido por Mañueco porque consideraba que la regulación contenida en el acuerdo vulnera el estado de alarma de Moncloa.

Sin embargo, hace dos semanas el propio Fernández Mañueco compareció para exponer las alegaciones presentadas frente al recurso, mostrar su convencimiento de que el Alto Tribunal respaldaría la medida adoptada y defender la misma al considerarla idónea desde el punto de vista "sanitario-epidemiológico, social y jurídico". Todo ello, defendió, con el único objetivo de "proteger la vida y la salud de los ciudadanos y causar el menor daño posible a la economía regional".

 

Salvador Illa, ideólogo desde Sanidad del recurso al Supremo contra el gobierno de Castilla y León.

 

El presidente de la Junta ha justificado, con el cerrado apoyo de su socio de Ciudadanos, el adelanto del toque de queda en la "urgente necesidad" de atajar la incidencia de contagios y se mostró convencido de que la medida había sido "crucial, esencial" al lograrlo.

También hizo suya una sentencia del Constitucional de 1985 según la cual el derecho a la vida, recogido en el artículo 15 de la Constitución, constituye un valor superior que inspira todo el ordenamiento jurídico constitucional, de ahí la certeza de que ese adelanto del toque de queda no sólo respeta la legalidad vigente sino que responde a los criterios de "idoneidad, a fin de frenar la pandemia; necesidad, ante la urgencia y la no existencia de otras medidas, y proporcionalidad, pues conlleva beneficios para el interés general".

 

Queda por ver ahora el fondo del argumento del Tribunal Supremo. Una decisión, que como la reciente del TSJ del País Vasco tumbando el cierre de la hostelería decretado por el lendakari Íñigo Urkullu, ha puesto en guardia a todos los presidentes autonómicos, que denuncian sentirse maniatados por los agujeros del Estado de Alarma que diseñaron Sánchez e Illa. La última palabra, previsiblemente, la va a tener el Constitucional.

Tras conocer la resolución judicial,  Mañueco ha avanzado que este miércoles se publicará el acuerdo que deja sin efecto el toque de queda a las 20.00 horas para establecerse entre las 22.00 y las 6.00 horas. Una decisión que la Junta asume, "como no puede ser de otra manera", aunque el toque de queda haya sido, según ha insistido el presidente regional, uno de los elementos fundamentales para frenar la pandemia".

De manera complementaria, Fernández Mañueco ha señalado que se ha celebrado un Consejo de Gobierno Extraordinario en el que se han adoptado una serie de medidas "para favorecer el aislamiento entre personas, reducir contactos y evitar contagios", por lo que se establece como horario máximo las 20.00 horas para establecimientos y servicios que tienen permitida su apertura, a excepción de las actividades esenciales. Mientras, el PSOE en la región ha pedido la dimisión del presidente.