| 25 de Noviembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Los datos demuestran que 9 de cada 10 fallecidos tienen más de 65, pero no hay vacunas para los de más de 70
Los datos demuestran que 9 de cada 10 fallecidos tienen más de 65, pero no hay vacunas para los de más de 70

El Gobierno no vacuna a los mayores de 70 pese a que soportan el 90% las muertes

La realidad que Sánchez oculta: España va a la cola de Europa en vacunación de entre 70 y 79 años pese a que nueve de cada diez fallecidos tenía más de 65 años.

 

Pedro Sánchez volvió a comprometer la vacunación masiva para finales de verano, dos meses después del plazo que él mismo anunció en diciembre, pero la realidad es bien distinta a día de hoy y ofrece un balance demoledor para el presidente que llegó a anunciar también, allá por diciembre, la "derrota" del virus.

El 93% del exceso de mortalidad padecido por España en 2020 lo soportaron los mayores de 65 años. Y, pese a esa cifra abrumadora que refleja la exposición máxima al virus en ese tramo de edad, España es el país de Europa con menor porcentaje de vacunados de más de 70 años.

Ésa es la conclusión del cruce de informes y cifras oficiales realizado por ESdiario, con fuentes institucionales como el Informe Momo, elaborado por el Instituto de Salud Carlos III del Ministerio de Ciencia y dependiente, en consecuencia, del propio Gobierno.

El análisis del exceso de mortalidad durante el último año completo deja claro que el mayor riesgo ante el COVID lo padecen los mayores de 65 años, con cifras incontestables: de los 70.000 muertos de más que refleja el Ministerio de Ciencia, en números redondos, casi 64.000 superaban los 65 años, con una mortalidad disparada a partir de los 74 años.

Aunque la cifra real de muertos por coronavirus supera probablemente los 100.000, el Informe Momo se limita a 2020 y no incluye aún los del primer trimestre de 2021. Pero sí detalla muy bien el exceso de mortalidad registrado, al tomar sus datos directamente de los registros civiles de toda España.

 

El estudio, que se ha dejado de difundir sorprendentemente en 2021, reconoce un exceso de mortalidad de 44.599 entre el 10 de marzo y el 9 de mayo y de 26.168 entre julio y diciembre, dejando sin consignar los dos meses de primavera donde la epidemia remitió antes de desatarse la segunda ola ya desde el verano. De esos 70.785 fallecidos de más con respecto a los años precedentes, 63.998 tenían más de 65 años. Y de ellos, 58.373 superaban los 74 años.

En números redondo, esto supone que 9 de cada 10 muertos por Covid en España estaban ya en edad de jubilación, pese a lo cual no han sido objetivo prioritario de la vacunación, hasta ahora, salvo en los que superaran los 80 años. De ahí hacia atrás, solo cuatro de cada cien han logrado recibir al menos la primera de las dos dosis necesarias para completar el tratamiento con las vacunas de Moderna, Pfizer o Astrazeneca.

Nadie en Europa ha vacunado menos que España a la población de entre 70 y 79 años: Madrid ya la tiene en marcha

La razón esgrimida por el Ministerio de Sanidad es que de la única marca que ha enviado remesas cuantiosas a España hasta ahora, la de Astrazeneca, han pesado dudas con respecto a su eficacia en mayores de edad, lo que ha provocado que las de Pfizer se dedicaran a los de más de 80 y las de Oxford a los de menos de 65, dejando en un limbo las edades comprendidas entre ambos.

Y eso ha facilitado la paradoja de que, mientras los segmentos más expuestos a la mortalidad quedaban al margen de la citación, se han ido inmunizando a sectores mucho más jóvenes del ámbito público, relacionados con los llamados "servicios esenciales" pero no solo: por mera edad, también se han podido vacunar personas del corte y edad del ministro Miquel Iceta, por ejemplo.

 

 

 

 

 

 

Ahora ya sí

Lo sorprendente es que ahora Sanidad sí está a punto de aprobar la administración de AstraZeneca a los mayores de 65, tras vetarlo durante dos meses en los que "sus" vacunas se han dedicado a tratar a empleados públicos de incluso 30 años. El propio Fernando Simón reconoció este martes que "en breve" se ampliará el uso de esa vacuna controvertida a quienes hasta ahora les era negada.

La Comunidad de Madrid ha confirmado a ESdiario que esta misma semana comenzará la vacunación de las personas de entre 70 y 79 años, el colectivo más olvidado y, a la vez, uno de los más sensibles al virus. Para el resto, así como para los enfermos crónicos o pacientes inmunodepresivos, no hay hay plazos claros.